Skip to content

Audi A3 Sedán (prueba y análisis)

3 de diciembre de 2013

-Parece que en los últimos años los tres grandes de la industria del automóvil alemana (VAG, BMW y Mercedes) se han movido, entre otros, por un principio común: rellenar todos los segmentos posibles del mercado y, si no existen, inventárselos. De esta forma, cuando a día de hoy llegamos al concesionario de alguno de estos tres fabricantes, nos encontramos con un abanico de opciones inimaginable veinte años atrás. Estas marcas, que tradicionalmente no habían comercializado más de cinco modelos a la vez hace ya tiempo que duplicaron o incluso triplicaron su oferta.

(AGRADECIMIENTO ESPECIAL A AUDI RETAIL MADRID Y AUDI CENTER LAS ROZAS POR LA CESIÓN DEL VEHÍCULO PARA LA PRUEBA)

MORRO

A lo largo de estas dos décadas de profundo cambio, estos constructores han creado conceptos otrora impensables, como coupés de cuatro puertas o monovolúmenes de altas prestaciones y se han aventurado en segmentos que a priori parecían completamente incompatibles con su imagen de marca, como los SUV.

Sin embargo, uno de los pocos segmentos que hasta ahora habían sido obviados por todos ellos, a pesar de los años que lleva presente en el mercado, es el de las berlinas compactas: compactos del segmento C en los que se cambia el portón trasero por un maletero de sedán.

Si bien desconozco las razones que les llevaron a pasar de largo este segmento, imagino que un argumento de peso para no adentrarse en él pudo ser la poca deseabilidad que históricamente han mostrado este tipo de vehículos. Frecuentemente su aspecto exterior ha sido cuanto menos anodino y de apariencia improvisada, como si se hubiera querido hacer un apaño en un utilitario para conseguir unos litros más de maletero. Esta imagen evidentemente nunca parecía poder llegar a encajar con aquella de belleza y exclusividad que transmiten los modelos de los fabricantes de lujo.

Pero con la llegada del CLA Mercedes consiguió lo que parecía imposible: que una berlina compacta fuese verdaderamente atractiva. Tanto es así que a día de hoy el CLA es uno de los superventas de la marca, pero aún más importante, es un imán de nuevos clientes.

Ahora que ha quedado demostrado que las berlinas compactas premium son una receta que funciona, Audi ha lanzado el A3 Sedán y la Serie 2 Gran Coupé de BMW tampoco debería tardar en llegar.

Después de unos días con el nuevo A3 Sedán en su versión 2.0 TDI puedo decir que al Mercedes CLA le ha salido un peligroso competidor, con un carácter muy distinto pero no por ello menos convincente.

EXTERIOR:

Aunque a simple vista pueda parecer lo contrario, el Audi A3 Sedán no comparte ningún panel de la carrocería con sus hermanos de 3 y 5 puertas.

El frontal es prácticamente idéntico al de los otros modelos pero con sutiles diferencias en el parachoques. En el Sedán éste presenta un labio inferior algo más acentuado que refuerza la deportividad del diseño. También han sido rediseñadas las rejillas laterales que rodean los faros antiniebla.

FRONTAL

La vista lateral es la que mejor caracteriza a este modelo y, a mí parecer, la más bonita. La misma línea lateral ascendente que en los modelos más pequeños va de la ceja del faro delantero a los traseros, se funde con el pequeño spoiler que corona la parte superior del maletero. La trasera es sensiblemente más alta que la delantera dando un toque de agresividad a un diseño que no deja de ser elegante en todo momento.

TRASERA

En la zaga, esta agresividad del diseño se hace patente en el diseño de los pilotos, más estrechos y alargados que en las otras versiones y convergentes hacia el centro del portón. En la zona inferior izquierda cuenta con una doble salida de escape cromada que dan al conjunto un toque muy GTI.

TUBOS

A pesar de sus proporciones, el formato reducido del A3 Sedán se hace notar cuando se sitúa junto a otras berlinas “full size” del momento. Aún así, tampoco puede decirse que sea un coche pequeño. Con casi 4,5 metros de largo tiene unas dimensiones prácticamente similares a las del A4 de primera generación.

LATERAL

Nuestra unidad de prueba incluía como elemento del acabado Ambition llantas de 5 radios y 17 pulgadas que realzaban la ya de por si deportiva silueta de este vehículo.

LLANTA

Otro elemento exterior opcional con el que contaba éste A3 es el paquete Vision, que incluye los faros de descarga de gas delanteros, y tecnología LED tanto en los faros delanteros como en los traseros. Creo que ésta es una opción a incluir si la estética es un elemento prioritario a la hora de adquirir un automóvil nuevo. El alumbrado LED cambia completamente la apariencia del frontal respecto a las luces halógenas, además de suponer al mismo tiempo un plus para la seguridad al hacer más fácilmente visible el vehículo. Mi impresión es que estos nuevos faros, en los que se ilumina todo el filamento que recorre las “pestañas”, dan un resultado mucho más elegante que la tecnología anterior consistente en una ristra de diodos.

FARO

Tengo que reconocer que a la vista de las primeras fotos las líneas de este coche no me habían terminado de convencer, me daba la impresión de que se había forzado demasiado el lápiz a la hora de transformar un A3 en una berlina. Sin embargo, una vez que lo vi en directo su look realmente consiguió encandilarme. Creo que no es un coche para nada fotogénico y cuando lo tenemos ante nosotros es difícil que se nos escape la belleza de sus líneas.

INTERIOR Y EQUIPAMIENTO:

Al contrario de la carrocería, el habitáculo interior sí que es casi completamente idéntico al de los otros modelos de la gama A3.

Como cabe esperar de un Audi, en el interior  solo encontramos los mejores materiales salvo en algunos puntos aislados. En la cabina todas las superficies son muy agradables al tacto y desprenden un nivel de calidad tradicionalmente reservado a modelos más lujosos y caros.

SALPICADERO

Uno de los aspectos que más gratamente me han sorprendido de este A3 es la excelente visibilidad que se tiene desde el puesto del conductor. Digo sorprendido porque se trata de un vehículo con una altura mucho menor que la de otras berlinas de su segmento, acorde con el carácter deportivo que se le ha querido aplicar. El único punto débil en términos de visibilidad es la trasera, donde la mayor altura del portón del maletero respecto al resto del vehículo limita considerablemente la visión.

En términos de diseño se trata de un interior bastante minimalista, en el salpicadero encontramos muchos menos botones que, por ejemplo, en el CLA, y solo disponemos de los controles del climatizador automático y otras pocas funciones como el sensor de parking, el selector de modo de conducción o la desconexión del Start & Stop.

El aspecto más llamativo del salpicadero son las toberas del sistema de aire acondicionado, redondas y rematadas con un aro de aluminio que permite abrirlas y cerrarlas. En ellas he encontrado uno de esos pequeños toques de genialidad de los ingenieros que tanto gusta descubrir en un automóvil nuevo. Estas toberas, además de permitir direccionar el flujo en la dirección que deseemos y regular el caudal de aire, incluyen un mecanismo que permite que el chorro de aire salga en la dirección en la que apunta o en su lugar salga por el borde. De esta forma se consigue evitar tener un chorro de aire directo que en muchas ocasiones resulta desagradable mientras vamos conduciendo.

Pero una vez que ponemos el contacto, el protagonismo de las toberas se lo roba la pantalla de la MMI que emerge de la parte superior del salpicadero. MMI es la denominación que recibe dentro de Audi la unidad multimedia del vehículo. Siempre había oído hablar maravillas de los últimos sistemas de la marca, pero hasta ahora nunca había tenido la oportunidad de probar uno de ellos  y he de decir que no me ha defraudado en absoluto.

MMI

Seguramente se trate del sistema multimedia más conseguido que he probado hasta la fecha, incluso si no contaba con la función Touch, por varias razones. En primer lugar, la interfaz tiene un funcionamiento muy intuitivo y resulta muy sencillo encontrar la función que estemos buscando. Por otra parte, disponemos de una serie de botones de acceso directo que permiten una navegación muy rápida entre las diferentes funciones sin obligarnos a pasar cada vez por el menú principal. Por último, cabe resaltar la gran ergonomía de sus controles. Se sitúan todos ellos justo detrás de la palanca de cambios, por lo que están muy accesibles, lo que hace posible utilizarlos sin necesidad de retirar la vista de la carretera. Para ello, contamos con dos ruedas, una que permite seleccionar funciones en los menús y otra dedicada en exclusiva al control del sistema de audio, además de un conjunto de botones fácilmente reconocibles al tacto.

Otro punto muy positivo de ésta unidad multimedia es el sistema de audio, compuesto por ocho altavoces pasivos que ofrecen una calidad de sonido magnífica, incluso cuando reproducimos música desde el teléfono móvil utilizando el bluetooth.

El único aspecto que me ha parecido mejorable es la resolución de la pantalla, creo que en un extra tan costoso como éste no estaría de más incorporar una pantalla de mayor definición, que mejoraría notablemente la experiencia de uso del navegador.

Como parte del acabado Ambition, contábamos con un volante multifunción deportivo de tres radios. Con su diámetro reducido permite llevar a cabo una conducción muy precisa y está moldeado de una forma que se adapta muy bien a las manos del conductor. Incluye dos juegos de botones que permiten controlar el ordenador de a bordo que, al igual que la MMI, presenta un funcionamiento muy sencillo e intuitivo.

VOLANTE

En el apartado de habitabilidad y confort, nuestra unidad contaba con asientos deportivos tapizados en tela que proporcionaban una sujeción muy buena en las curvas. Los asientos de este tipo cuentan con regulación manual pero permiten una gran variedad de ajustes. Además de profundidad, altura e inclinación del respaldo, es posible regular también la inclinación de la banqueta, así como extender su parte frontal para aumentar la superficie de apoyo de los muslos, por último, cuentan también con ajuste lumbar. Se trata ciertamente de unos asientos muy cómodos con los que es posible realizar trayectos largos sin que el cuerpo se resienta lo más mínimo.

ASIENTOS

Los asientos traseros por su parte son perfectamente aptos para albergar cómodamente a un adulto siempre y cuando no supere 1,85 metros de altura, ya que en ese momento corre el riesgo de golpearse la cabeza con el techo. Aun así, ofrece un espacio incluso mayor que el de el CLA, con un hueco mayor para las piernas de los ocupantes gracias al menor volumen de los asientos delanteros respecto a los del Mercedes.

ASIENTOS ATRAS

El interior cuenta con numerosos huecos portaobjetos tanto en las puertas delanteras como en las traseras, además de un doble posavasos en la consola central.

A pesar de albergar el lector de CD’s y tarjetas SD, la guantera ofrece también un espacio muy generoso.

Nuestro modelo incluía como extra el paquete Iluminación, que proporciona luz indirecta sobre el suelo delantero y trasero así como en los bajos de las puertas. Este paquete ayuda a crear un ambiente muy acogedor al entrar del vehículo y se agradece también al aparcar en una zona oscura para salir del habitáculo.

También incluía el techo panorámico que, además de aportar una buena iluminación al interior, cuenta con un deflector que permite su utilización a altas velocidades sin que resulte molesto.

TECHO

Finalmente, uno de los aspectos más importantes de esta versión del A3 es, como no podía ser de otra manera, el maletero. Cuenta con 425 litros de capacidad, es decir 50 más que el A3 Sportback, lo que consolida al Sedán como el modelo más versátil de la gama. Si por lo que fuera necesitáramos espacio adicional, éste se puede conseguir fácilmente abatiendo la banqueta trasera, permitiendo duplicar la capacidad del portaequipajes. Todo este espacio se consigue sin renunciar a una rueda de emergencia, que se encuentra localizada bajo el fondo del maletero.

MALETERO

DINÁMICA Y CONDUCCIÓN:

Nuestro coche de pruebas equipaba el motor 2.0 TDI de 150 caballos, un viejo conocido de esta redacción ya que Chente Mosquera lo estuvo probando en el A3 de tres puertas.

CAPO ABIERTO

Me ha parecido un motor que se adapta a la perfección a éste tipo de vehículo. Su potencia es suficiente para mantener velocidades de crucero elevadas en autopista sin que esto suponga en absoluto un castigo para la mecánica. A 130 km/h en 6ª marcha podemos circular tranquilamente superando por poco las 2.000 revoluciones por minuto. Si queremos exprimir al máximo esta potencia y no tenemos demasiado apego a nuestros puntos tocaremos techo a 220 km/h.

Con un par de 320 Nm disponible a partir de 1750 vueltas, los casi 1.400 kg de peso del A3 Sedán se ponen en movimiento muy fácilmente. Con una aceleración de 0 a 100 en 8,7 segundos no se trata ni mucho menos de un vehículo con prestaciones de vértigo, aún así el propulsor cumple muy bien con el propósito del modelo y permite adelantamientos en total seguridad e incorporaciones rápidas en carretera.

La principal virtud de este motor seguramente sean sus reducidos consumos. Las cifras anunciadas por Audi son 5,2 l/100 km en ciclo urbano y 3,5 en extraurbano, lo que resulta en un promedio de 4,1 l/100 km. Estos datos que reflejan condiciones ideales de circulación se traducen en el mundo real en un promedio que se situará más bien entre los 5,5 y 6,5 l/100 km, en función de la conducción que realicemos.

MOTOR

Es cierto que durante la prueba del coche no he mantenido un estilo de conducción constante, por lo que tengo la certeza de que si llevamos a cabo una conducción relajada y eficiente se podría llevar la cifra más cerca de los 5 que de los 6 litros/100 km.

En todo caso, circulando a velocidades legales en autopista, consumos en torno a los 4l/100 km son perfectamente realizables si mantenemos una velocidad de crucero estable.

El único punto débil del motor, inherente a prácticamente cualquier mecánica diesel, son las vibraciones que transmite al habitáculo. En marcha son prácticamente imperceptibles pero con el motor frío al ralentí sí que se notan bastante.

Que nadie piense por lo que acabo de decir que el habitáculo no tiene un buen aislamiento. Incluso a velocidades elevadas, el ruido de rodadura que se transmite al interior es muy reducido y tampoco existe apenas ruido aerodinámico. El motor también está por su parte bien aislado, lo que unido al bajo régimen al que se puede circular por autopista hace que los viajes en este coche sean muy placenteros.

Como ya he mencionado, nuestra unidad de pruebas estaba equipada con el acabado Ambition, que entre los tres disponibles es aquél que confiere un toque más deportivo. Entre las opciones que incluye se encuentra la suspensión deportiva, la opción intermedia dentro del abanico de posibilidades que componen además la suspensión confort y la más radical S-Line.

Esta suspensión representa una buena solución de compromiso entre comodidad y comportamiento deportivo. Permite afrontar las curvas con mucho aplomo y proporciona una buena adherencia hasta la salida. Al mismo tiempo hace que pasar por encima de un badén no se convierta en un suplicio para la columna. En carretera también destaca por su elevado nivel de confort, incluso sobre carreteras bacheadas.

También como parte del acabado Ambition, el A3 Sedán dispone del sistema Drive Select, que permite elegir entre cuatro modos distintos de conducción. En realidad se trata solo de diferentes combinaciones de dureza de la dirección y sensibilidad y respuesta del acelerador, por lo que tampoco lo encuentro excesivamente útil. Personalmente recomiendo mantenerlo en el modo Efficiency, que será el que nos permita obtener consumos más contenidos sin renunciar a unas prestaciones dignas.

La impresión que me ha transmitido este nuevo A3 Sedán es que a diferencia del CLA es un vehículo mucho más orientado al confort que a la deportividad. Tiene un comportamiento mucho más indulgente que el de éste último, así como mayores movimientos de la carrocería y un carácter más subvirador.

A decir verdad he echado de menos una mayor implicación del conductor en la conducción, así como una mayor conexión con la carretera. A pesar de equipar la suspensión deportiva esa conexión simplemente no era tan intensa como me habría gustado, algo que seguramente también se pueda achacar a la dirección electromecánica.

Pero ésta es solo mi opinión y estoy seguro de que para muchos compradores esto será un plus, ya que lo que se pierde en sensaciones se gana indudablemente en confort.

CONCLUSIÓN Y VALORACIÓN PERSONAL:

Un Audi A3 Sedán con el mismo nivel de equipamiento que el que hemos probado supone un desembolso de unos 35.000 €. No se trata de un coche precisamente barato, pero creo que su precio está justificado.

Para empezar nos estamos llevando el que por el momento es  el tope de la gama en motores diesel, con prácticamente todo el equipamiento que podemos necesitar. Es más, todavía podemos apurar el precio hasta los 34.000 € si decidimos prescindir del techo panorámico.

Su precio es aún así algo superior al de otras berlinas disponibles en el mercado con dimensiones ligeramente mayores, como pueden ser un Peugeot 508 o un Renault Laguna, pero no hay que olvidar que se trata de un Audi, y que por lo tanto, su nivel de acabados se encuentra muy por encima del de estos modelos.

ALTA

Si echamos un vistazo a los resultados que el CLA está proporcionando a Mercedes podemos ver que en EEUU el 70% de las ventas de este modelo corresponde a nuevos clientes de la marca. Este hecho muestra que las berlinas compactas están llamadas a convertirse en la puerta de entrada por excelencia a las marcas de lujo, sobre todo en mercados como el americano y el chino, en los que los compactos no terminan de convencer.

No me sorprenderá por lo tanto si el A3 Sedán acaba por convertirse en uno de los modelos estrella de la marca, más aún teniendo en cuenta que su precio se sitúa solo 700€ por encima de un A3 Sportback con el mismo nivel de acabados. Esta diferencia relativamente pequeña permite acceder a un vehículo más práctico por el mayor tamaño de su maletero, pero también a uno con una presencia muy por encima de la del modelo de 5 puertas gracias a sus 3 volúmenes y su mayor tamaño.

Mucha gente que ha visto el coche mientras lo probaba me ha preguntado si este modelo no acabará por canibalizar las ventas del Audi A4. Aunque la respuesta del mercado no es fácilmente predecible, personalmente opino que esto no va a ser así. En primer lugar por la diferencia de precio existente entre ambos modelos a igualdad de motores y equipamiento que no es en absoluto despreciable, así como la diferencia de tamaño; y en segundo lugar porque me parecen dos modelos con un público objetivo muy diferente. El A3 Sedán está claramente orientado a un público más joven y de hecho creo que constituye una opción muy válida para nuevas familias. Lo único que por el momento pienso que puede provocar un aumento de las ventas del A3 en detrimento del A4 es que éste último se encuentra ya en la fase final de su ciclo de vida y espera un reemplazo a no mucho tardar.

Aunque viéndolo de otra manera, ¿realmente es necesario el tamaño de un A4? No es difícil apreciar que como regla general cada nueva generación de un modelo crece en dimensiones respecto al que reemplaza. De esta manera hemos llegado al punto en que el A4 es prácticamente igual de grande que un A6 de mediados de los 90 y el A3 Sedán es equivalente al A4 de aquel momento. Por lo tanto, si el A4 satisfizo las necesidades de espacio de la clientela de Audi en aquel momento, tampoco es descartable que el A3 Sedán sea capaz de satisfacer las necesidades de la generación actual.

PUERTA

Si analizamos la competencia fuera de casa, es decir el CLA, el A3 se presenta como una alternativa que, aunque dentro del mismo segmento, posee un carácter muy diferente al modelo de Mercedes.

Mientras el CLA ofrece un diseño muy moderno y transgresor, el Audi presenta unas líneas más sobrias y discretas, sin renunciar tampoco a un toque deportivo. Creo que esta razón hará que muchos clientes potenciales acaben decantándose por el modelo de Ingolstadt , ya que para algunos el CLA puede resultar demasiado atrevido y pretencioso.

En comparación con la imagen con la que se anuncia el CLA de coupé de cuatro puertas, deportivo, revolucionario, etc., el A3 Sedán me ha parecido un modelo mucho más “honesto”. Al fin y al cabo, si reducimos estos dos coches a lo que realmente son, lo que tenemos es simplemente un Clase A y un A3 con unos centímetros más de maletero y un diseño más o menos evocador.

Si además tenemos en cuenta la sustancial diferencia en el precio, el A3 Sedán realmente resulta una opción mucho más competitiva. Después de haber jugado un poco con los configuradores de ambas marcas, la conclusión es que un CLA 200 CDI con un nivel de equipamiento similar a nuestro A3 (y 14 caballos menos de potencia) supondría un desembolso adicional de entre 3.000 y 4.000 €, cuando sobre el papel lo único que ganaríamos serían 50 litros más de maletero.

Simplificando al máximo la problemática de qué modelo elegir, diría que si buscamos una berlina confortable, elegante y de calidad a un precio competitivo, el A3 es nuestra mejor opción. Sin embargo, si lo que queremos es un vehículo que, además de tener un diseño rompedor, proporcione más sensaciones al volante y estamos dispuestos a asumir el plus en el precio, seguramente merezca la pena optar por el CLA.

En cualquier caso creo que durante esta prueba el A3 Sedán ha dejado patente que es un gran automóvil en un formato reducido, por lo que una nota de 8,5/10 se la tiene más que ganada.

Anuncios
No comments yet

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s