Skip to content

Concurso de elegancia Villa d’Este 2013

31 de mayo de 2013

-Este fin de semana se ha celebrado junto a las orillas del Lago Como, en Italia, la vigesimosexta edición del Concurso de Elegancia Villa d’Este. Desde su resurrección en el año 1995 este evento se ha convertido en una de las citas ineludibles del mundo de los vehículos clásicos, reuniendo cada año más de un centenar de joyas del automovilismo en un escenario idílico.

villa

Las raíces de los concursos de elegancia se remontan al París del siglo XVII, en el cual los nobles y aristócratas de la época mostraban sus carruajes con el afán de ver quien poseía el más espectacular. Con el tiempo y la eventual aparición de los primeros automóviles, los caballos acabaron desapareciendo convirtiendo los concursos de elegancia en competiciones para elegir los automóviles más bellos de aquellos pocos que podían permitirse adquirir uno antes de la llegada de la producción en serie.

En los concursos de elegancia actuales, como en el de Villa d’Este, Pebble Beach o Amelia Island, encontramos principalmente dos categorías de vehículos.

Por un lado están los vehículos históricos, casi siempre con una fecha que limita la participación a modelos de al menos 50 años de antigüedad. Para que un automóvil pueda optar a un trofeo, debe reunir en general dos cualidades: un excelente estado de conservación, semejante o mejor a aquel en el que abandono la línea de montaje y montando únicamente componentes originales; y un cierto grado de rareza que lo hagan distinguirse del resto de vehículos por algo más que su fecha de fabricación.

villa2

Por otro, constructores y casas de diseño de prestigio aprovechan la ocasión para enseñar, o incluso presentar por primera vez al público, algunos de sus concept cars, modelos de edición muy limitada y pedidos exclusivos de clientes.  También éstos optan a trofeos, pero que como en el caso de Villa d’Este, no son otorgados por un jurado de expertos sino por el público que asiste al evento.

Los vehículos clásicos se exponen durante uno o dos días a lo largo de los cuales son arduamente examinados por un jurado que controla hasta el más mínimo detalle. Para hacer una idea de hasta qué punto los participantes se toman a pecho el presentar coches completamente inmaculados, basta con saber que es una práctica habitual el eliminar una a una cualquier piedrecita que haya quedado incrustada en los neumáticos. Suficiente para imaginar hasta qué extremos se lleva el cuidado del resto del vehículo.

El Concurso de Elegancia de Villa d’Este se celebró por primera vez en el año 1929, durante el apogeo de grandes fabricantes de automóviles de lujo, ahora en su mayoría relegados a los libros de historia, como Bugatti, Hispano-Suiza, Rolls Royce, Delhaye o Voisin. La muestra se siguió celebrando de forma casi ininterrumpida hasta el año 1949. Se había previsto una nueva edición para el año 1951 pero la profunda crisis que afectaba al sector de los especialistas carroceros hizo que aquella edición y las que debían seguirla nunca llegarán producirse.

concurso

Tras algunos intentos fallidos de resucitar el concurso durante la década de los 80, fue en el año 1995 que, gracias a una iniciativa del escritor e historiador Tito Anselmi, el evento volvió a celebrarse, pero después de la edición de 1998 su supervivencia volvía a correr peligro. En ese momento, el grupo BMW, que había adquirido recientemente las marcas Rolls Royce y Mini decide asumir la responsabilidad de convertirse en organizador exclusivo del concurso asociándose con el Gran Hotel Villa d’Este. En el año 2002 tiene finalmente lugar la primera edición de la muestra bajo el emblema de la marca bávara.

avion

Tras un regreso modesto, el concurso ha conocido una continua expansión y renovación; en primer lugar se abrió la participación a concept cars y poco más tarde a motocicletas.

En la edición que acaba de terminar, la victoria en el concurso de automóviles clásicos se la ha llevado ni más ni menos que el diseñador Ralph Lauren con un flamante Bugatti 57 SC Atlantique de 1938 valorado entre los 30 y 40 millones de dólares. Para aquellos que no lo sepan, Ralph Lauren es un apasionado de las cuatro ruedas y posee una de las más espectaculares colecciones privadas del mundo, que además comparte de cuando en cuando en exposiciones públicas con el resto de aficionados del motor. Entre los modelos que posee destacan máquinas legendarias como el McLaren F1 LM,  el Jaguar XKSS, el Ferrari 250 GTO o modelos únicos como el Mercedes SSK del Conde Trossi.

bugatti

Al mismo tiempo se han mostrado al público algunos concepts muy interesantes.

En primer lugar, Aston Martin ha presentado el prototipo CC100 Speedster, un precioso biplaza inspirado en el DBR1 que ganó las 24 Horas de Le Mans en 1959. Está equipado con un V12 de la casa de 6 litros que le permite acelerar de 0 a 100 en menos de 5 segundos y alcanzar una velocidad máxima autolimitada cercana a los 300 kilómetros por hora. El modelo, que se ha tardado en completar casi seis meses, se mostró también el fin de semana anterior al concurso en las 24 Horas de Nurgburgring, donde completó una vuelta de exhibición alrededor del Infierno Verde del Nordschleife junto al DBR1, conducidos por Stirling Moss y Jack Fairman. Sin duda un buen regalo el que se ha hecho la marca por su centenario.

cc100

Los anfitriones del evento por su parte han presentado un modelo en colaboración con la célebre casa de diseño Pininfarina: el BMW Pininfarina Gran Lusso Coupé. Se trata de la interpretación italiana de lo que sería un coupé de grandes dimensiones, superiores a las de un Serie 6, producido por el fabricante de Munich. Presenta unas líneas sobrias, con ciertas reminiscencias de los modelos de BMW del pasado como el frontal afilado. El detalle  más llamativo es seguramente el grupo óptico trasero, un conjunto de LEDs que se extienden a lo largo del portón del maletero y se entrelazan en los extremos. El interior presenta unos acabados de insuperable calidad en cuero y madera de kaudi mate.

bmw

Finalmente el concept car que se ha llevado el premio del público ha sido el Alfa Romeo Disco Volante producido por Touring Superleggera. Las líneas de este exclusivo vehículo están inspiradas en el Alfa Romeo del mismo nombre del año 1952, basado en el 1900, y del cual se produjeron diez unidades que fueron destinadas a la competición en la Mille Miglia y cuatro de calle: un coupé y tres Spider. En el caso del modelo actual, bajo su piel encontramos la mecánica del Alfa romeo 8C Competizione. Si ya es difícil cruzarse con un 8C por nuestras carreteras, con una tirada limitada a 500 ejemplares, más difícil aun será encontrarse con un Disco Volante, ya que su producción, además del vehículo donante, requiere 4.000 horas de trabajo; una verdadera obra de artesanía.

discovolante

Otros modelos exclusivos que ya habíamos visto previamente también se han dejado ver por  Villa d’Este han sido el Pininfarina Sergio Concept, el Alfa Romeo Zagato TZ3, McLaren P1,  o el prototipo híbrido Infiniti E-merge.

La clausura de esta edición ha puesto de manifiesto una vez más que Villla d’Este es el evento  de referencia en el mundo de los automóviles clásicos. Es casi imposible encontrar otra muestra con un nivel de participación similar tanto por número como por calidad, y en un entorno único como son los suntuosos jardines de Villa d’Este y Villa Erba.

 

Anuncios

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s