Skip to content

Mercedes Clase A (prueba y análisis + vídeo)

24 de abril de 2013

-No hace mucho que en cuentavueltas.com probamos el nuevo Mercedes Clase A, un modelo con el que la marca pretende reinventarse a sí misma y dar un fuerte golpe en el mercado de los compactos con un coche innovador, atractivo y juvenil.

IMG_4495

Mercedes firma con la nueva clase A su apuesta por una nueva imagen, una actualización atemporal que se ha dejado ver en todos sus nuevos lanzamientos, con líneas muy dinámicas y deportivas. Poco o nada tiene que ver este modelo con su predecesor, y es que a parte del nombre, no comparten muchas más cosas. 

En 1.997, nacía el Clase A y Mercedes revolucionaba al mercado ofreciendo su primer vehículo de tracción delantera, muy orientado a la funcionalidad y ofreciendo el mejor ratio de volumen exterior/tamaño interior que se podía encontrar en la época. El resultado fue un coche amplio pero muy pobre en el apartado dinámico, con un altísimo centro de gravedad. 

Queda ya lejos aquel clasismo oscuro que había cerrado la marca a un sector de público adulto y fiel al diseño tradicional, y este coche es buena prueba del cambio que se está produciendo en la casa de la estrella.

Además, es un vehículo inmejorable para introducirse dentro de la marca alemana. En nuestro caso, hemos probado la versión A180 CDI, de 109 CV y motor diésel, con el paquete Sport AMG. Su versión de acceso está disponible desde 26.150€. Funcional, innovador, deportivo y con un precio contenido. No es una casualidad. ¿Queréis saber más? Os dejamos nuestro reportaje en vídeo, y después, un completísimo análisis. No os lo perdáis.

 

EXTERIOR: 

Exteriormente es un coche rompedor, con un diseño que no se encuadra en las formas típicas de los compactos actuales, sobre todo de los de su competencia más directa, Audi y BMW. Otras marcas como Citroën ofrecen compactos con diseños vanguardistas y atrevidos, pero Mercedes es la única de las marcas top de renombre que lo hace ahora mismo en este tipo de modelos.

A nadie se le escapa que quizás a las otras dos grandes alemanas, Audi y BMW les han faltado ganas a la hora de apostar por diseños más radicales con los nuevos A3 y Serie 1, sobre todo teniendo en cuenta que este tipo de coche es un producto enfocado al público joven. Mercedes, en cambio, arriesga en estética y presenta su Clase A para cubrir este vacío. No obstante, hay que recalcar que el Clase A no sacrifica elegancia a costa de diseño, y es que como no podía ser de otra forma, sigue siendo un vehículo con clase que también sabe pasar desapercibido si así se lo propone.

 IMG_4502

Mide 4,29 metros de largo, 1,78 m. de ancho y 1,43 m. de altura. Las medidas del antiguo Clase A eran 3,88 m. de largo, 1,76 m. a lo ancho y 1,59 m. a lo alto. Se ha rebajado la altura del coche en 160 mm., una cifra que habla por sí sola, mostrando el cambio de aires y el enfoque deportivo que se ha querido dar a la nueva Clase A. Además, estas medidas son las responsables del aire de coupé con que se ha querido impregnar al coche.

En general, muestra líneas agresivas pero se ha conseguido que ninguna desborde por encima de las otras. Así, el aspecto del coche es muy armónico y da la sensación de estar cuidado hasta el último detalle. El color blanco ayuda a resaltar las curvas y los rasgos deportivos de la carrocería, pero tiene por inconveniente que se mancha demasiado fácil. Parece que tenga una habilidad especial para absorber la porquería. Si queremos llevar nuestro coche reluciente, tendremos que lavarlo cada tres o cuatro días.

La parte frontal del nuevo Clase A recuerda, con su gran parrilla y el símbolo de la estrella dominando, al mismo que la marca está implementando en todos sus nuevos modelos. El Mercedes Clase C o el SLS fueron algunos de los pioneros en introducir esta tendencia que hoy ya se deja ver en las últimas creaciones, como el recién presentado SL o los nuevos SLK.

 IMG_4509

Las entradas de aire inferiores de la zona frontal forman una V que da mucha personalidad al coche, lo que sumado a un capó más elevado de lo normal sobre el resto del conjunto aporta una planta muy robusta. Los faros delanteros son discretos y sencillos, formados de una pieza. Incorporan tecnología LED para las luces de circulación diurna que recorren el perfil del faro.  Estas luces se iluminan con una forma angulosa y azulada,  con la que el Mercedes enseña su garra  más deportiva, y que es el punto más fuerte de las ópticas del coche.

La parte frontal está diseñada para chocar contra el aire de la forma más eficiente posible, reduciendo así la fricción y los consumos de combustible. El coeficiente aerodinámico es bajo, como suele ser normal en Mercedes, concretamente de 0,26, lo que supone un factor fundamental a la hora de lograr los bajos consumos de los que hace gala el A180 CDI.

En otros modelos de la gama el coeficiente aerodinámico es un poco más alto, de 0,27, y esto se debe a que tras la parrilla frontal las lamas del radiador se cierran o se abren en función de las circunstancias, cosa que no ocurre en el A180 CDI, ya que están permanentemente cerradas y es un detalle importante a la hora de mejorar la eficiencia aerodinámica.

IMG_4503

Otra cosa que me llama la atención del coche son los voladizos, reducidos al máximo, especialmente en la zona delantera, donde no sobresale prácticamente ni un palmo hacia fuera. Es un detalle muy atractivo sobre todo a la hora de trazar curvas rápidas o reviradas, ya que nos permite visualizar la posición de la rueda y colocarla donde queramos de forma más precisa. El coche entra en las curvas sin ningún tipo de retraso, y en gran parte es debido a que se ha intentado reducir al máximo el peso colocado por delante del eje delantero. 

La zona lateral integra a la perfección las puertas de acceso al habitáculo en el contorno general de la carrocería. Se crea un conjunto uniforme donde es difícil distinguir el punto exacto donde termina la parte delantera o donde comienza la trasera. La elevación de la parte superior del capó delantero crea una zona angulosa que continúa discurriendo bajo las ventanillas, transmitiendo velocidad. Justo por debajo, un nuevo saliente en la carrocería crea otra zona angulosa que se curva hacia arriba, remarcando esas sensación de rapidez. La parte más baja está recubierta por un faldón discreto y muy bonito.

IMG_4493

El contorno de las ventanillas se ha cuidado para imitar a formas aerodinámicas, y si observamos el conjunto lateral desde cerca, parece como si el coche estuviese metido dentro de un túnel de viento que ha ido deformando a su antojo los detalles de su carrocería. Extremadamente agradable a la vista. El único pego puede ser la factura del chapista si destrozamos esta zona del coche.

IMG_4497

La zaga quizás sea la zona más discreta, donde tan solo sobresalen dos tomas de aire laterales en la parte inferior, que se incluyen en el paquete Sport AMG. Los dos escapes a ambos lados y un pequeño alerón sobre la luna trasera son los otros detalles estéticos importantes de esta zona. El acabado trasero no es totalmente recto, sino que se inclina hacia delante con un cierto aire de coupé. La luna puede parecer pequeña, pero no da en absoluto problemas de visibilidad desde el interior a la hora de mirar por el retrovisor.

INTERIOR Y EQUIPAMIENTO:

-Prácticamente el único equipamiento extra que llevaba nuestra unidad era el paquete Sport AMG y el sistema Intelligent Light System. Con estas dos opciones, la factura se aproxima a los 30.000€, pero puestos a hacer el desembolso, son sin duda de las más recomendables a la hora de completar nuestra inversión.

El paquete AMG ayuda a resaltar la deportividad que ya de por sí tiene el coche. Hace que la gente se fije más en él, y llama más la atención. En el exterior, me gustan especialmente las llantas, de 18” y que cuestan casi 2.000€ si las compramos por separado. Calzan unos neumáticos de escándalo (225/40R18) para un coche de tracción delantera y de tan solo 109 CV. Dan mucha estabilidad pero subirán notablemente la factura cuando toque cambiarlos.

Por su parte, el sistema Intelligent Light System del Clase A cuesta 739€, pero es tremendamente útil a la hora de conducir de noche. Entre otros funciones, regula de forma automática y progresiva el alcance de las luces de cruce. Además, conecta las luces de carretera cuando no se detectan vehículos por delante. Gracias a ello, tendremos una iluminación ideal con unos faros muy potentes, y no tendremos que preocuparnos de cuando conectarla.

IMG_4527

Si el exterior del Clase A asombraba al espectador, abrir la puerta y echar un vistazo al habitáculo es todo un espectáculo. Aquí es donde golea a todos sus rivales, y es que aunque la calidad general de los acabados no es muy superior a la que se puede encontrar en un Audi A3 o un BMW Serie 1, los diseñadores de Mercedes han sabido crear, con unos recursos parecidos, un interior mucho más atractivo, deportivo y juvenil.

Si analizamos exhaustivamente todos los detalles, no nos vamos a encontrar mayores lujos que en sus hermanos de la competencia, pero a ojos profanos gusta mucho más y hace que el Clase A pueda parecer un coche de una gama más alta que la que le corresponde.

13904

La guinda del pastel son los asientos, a la altura de cualquier deportivo con un precio de más de 5 cifras. Ya en el Subaru BRZ se introdujo la tendencia de incluir asientos Premium en coches deportivos de gama media, pero son los más cómodos que he probado en coches de esta categoría. Se pueden hacer viajes largos sin castigar a la zona lumbar y a la espalda, y agarran más de lo que deberían en un coche que no está concebido para catapultarnos contra el respaldo. No se regulan eléctricamente, pero es una auténtica delicia sentarse en ellos. Con el paquete AMG, están totalmente forrados de piel, y con costuras de contraste en color rojo.

Los asientos de la zona trasera están inspirados en los de la zona delantera, tienen un aire deportivo y si bien no son tan cómodos como los delanteros, cumplen su función sobradamente. La única pega es que el espacio para las piernas se ve notablemente reducido por el volumen que ocupan los asientos delanteros, y una persona grande tendrá problemas para encajarse en las plazas de atrás. Además, creo que su posición es demasiado vertical, en parte obligada para no perder demasiado espacio en el maletero. El techo no es un problema, y garantiza una altura suficiente como para no dar con la cabeza en la parte superior, pese a ser un coche con tendencias de coupé.

 IMG_4533

En el maletero quizás sea donde más se deja notar que no estamos montados en una berlina. Tiene un espacio útil de 341 litros que se puede quedar corto para viajes familiares, aunque perfectamente podremos colocar el equipaje de 2/3 personas. Es ampliable abatiendo los asientos traseros, y soluciona por completo la falta de espacio útil a costa de sacrificar las plazas de atrás.

IMG_4531

En el habitáculo hay detalles que se agradecen cuando hemos gastado 30.000€ en un coche. Nos sentimos orgullosos de lo que llevamos entre las manos cuando vemos la firma AMG en las alfombrillas o la inscripción de Mercedes-Benz en aluminio en los pasos de las puertas. Además, es muy fácil acceder a él y las puertas traseras son un punto a su favor. Están perfectamente disimuladas en la silueta del coche y no tenemos que vernos en el aprieto de elegir entre versiones de 3 ó 5 puertas. El único inconveniente es que al acceder a las plazas traseras podemos darnos un buen golpe si somos altos, y es que el acceso queda en una posición bastante baja y una persona alta prácticamente tiene que tirarse hacia el suelo para entrar.

IMG_4513

En cuanto a los instrumentos y a la electrónica del Clase A, cuenta de serie con todo lo necesario para garantizar una buena experiencia de conducción. En general los mandos son intuitivos y solo me costó encontrar el freno de mano, que se acciona con un botón bajo en volante, en la parte izquierda.

A-KlasseLas funciones multimedia están integradas en la pantalla central y se controlan desde un sistema muy similar al MMI de Audi situado donde iría el freno de mano. En este aspecto, y aunque los controles son intuitivos, no han conseguido superar a sus vecinos de Ingolstadt.  No obstante, podremos manejar casi cualquier función y modificar configuraciones simplemente moviendo una rueda. La pantalla central ha recibido muchas críticas, y si bien es cierto que probablemente quedaría mejor integrada en el salpicadero, no creo que se merezca tan malas palabras. No desentona, es perfectamente visible desde la posición del conductor y no estorba; conclusión, aprobado alto. 

No me ha gustado demasiado el control del climatizador, que se hace con una rueda a la vieja usanza, y no incluye ningún indicador ni control electrónico que facilite la selección de la temperatura.

El ordenador de a bordo es una copia calcada a lo que podemos ver en el grupo Volkswagen, y que es uno de los mejores del mercado. Intuitivo, visible y eficaz. No tiene nada que envidiar a la competencia.

El Clase A incluye de serie equipamiento de seguridad que resulta muy útil, destaca el Collision Prevention Assist, que advierte al conductor mediante un sistema radar de los obstáculos a los que se acerca a demasiada velocidad. Emite señales luminosas y acústicas, e incluso prepara el servofreno para una posible frenada de emergencia. Os aseguro que es un sistema muy útil y que prevendrá más de un accidente urbano debidos a despistes o pérdidas de atención.

No viene instalada de serie, pero en la unidad de pruebas contábamos con una cámara instalada en la zona trasera que, sumada al sensor de aparcamiento acústico, facilita y mucho las maniobras de aparcamiento. La imagen que registra la cámara se combina en la pantalla con un gráfico que muestra la dirección actual del coche y el lugar en donde lo colocaríamos si seguimos avanzando con el volante en la misma posición. Por poco más de 350€, es un extra muy a tener en cuenta.

El GPS también habrá que pagarlo a parte, pero en este caso no creo que compense a la larga. Es cierto que es muy cómodo tener integrado el navegador en la propia pantalla multimedia del coche, pero el precio de este lujo, más de 850€, hace que merezca la pena replanteárselo.

No quiero concluir este apartado sin hablar del puesto de conducción. Cuenta con un volante que podemos calificar casi de perfecto, regulable en altura y longitud. Tiene unas medidas contenidas que le hacen cómodo pero apto para conducción deportiva al mismo tiempo. Transmite poderío pero se maneja con soltura y facilidad. Cuando nos sentamos en el asiento del piloto, todo nos recuerda a los modelos más deportivos de Mercedes, desde el panel del velocímetro hasta la forma de las salidas de aire, parece por momentos que estamos sentados a los mandos de un auténtico SLS.

DINÁMICA Y CONDUCCIÓN:

-En el apartado dinámico, hay que empezar diciendo que el motor 1.5 litros CDI de inyección directa se queda extremadamente corto para las posibilidades que ofrece el coche en cuanto a chasis, suspensión y carrocería. No hay que olvidar que estamos ante un “BlueEfficiency”. El propulsor de cuatro cilindros en posición transversal es fruto de la colaboración de la marca con Renault, si bien incluye alguna modificación propia de Mercedes que consigue rebajar el peso en 30 kg. respecto al motor original.

Es un motor perezoso al encendido y muy acobardado en cuanto al sonido. No obstante, el turbocompresor de geometría variable hace que tire del coche todo lo que podamos necesitar en cuanto pasamos de las 2.000 rpm. Es un motor, sin duda, enfocado a la eficiencia. Puede parecer un sacrilegio montar un motor así en un coche como el nuevo Clase A, pero es una opción muy válida para quien quiera un vehículo de aspecto deportivo y con el que poder viajar de forma eficiente y económica. No nos dejará pegados al asiento, pero a cambio nos recompensará con unos consumos increíbles, que si somos cuidadosos podremos llegar a bajar de los 4 litros a los 100 km. en tramos de autovía.

IMG_4536

Además de esta motorización, están disponibles otras dos diésel, -A 200 CDI (136 CV) y A 220 CDI (170 CV)- y tres más en gasolina – A 180 (122 CV), A 200 (156 CV) y A 250 (211 CV)-, a la espera de que llegue el flamante A45 AMG. Por tanto, no podemos quejarnos viendo que Mercedes ha rellenado la gama con propulsores para todos los gustos. Está claro que el coche está preparado para cargar con más de 200 CV e incluso llegar a los 300 CV como es el caso del futuro A45 AMG. Se caracteriza por una puesta a punto al nivel de un deportivo de primera y una suspensión muy dura. No entiendo las críticas que ha recibido en cuanto su apartado dinámico, siendo uno de los coches más finos y mejor preparados en este sentido de cuantos he probado en su segmento. Ahora bien, sin pedir peras al olmo, debemos de optar entre ahorrarnos dinero al repostar o bien montar un motor más potente.

A favor del Serie 1 y el A3, he de decir que el Mercedes Clase A es un coche excesivamente centrado en prepararse para buscar los límites de la carretera. Mientras que su competencia incluye sistemas que permiten adaptar el coche a distintas situaciones de conducción para poder ir más cómodo, el Clase A no puede hacer una metamorfosis tan acusada. Pese a incluir (si montamos en paquete dinámico) un control para las opciones de reglaje, no se hace notar demasiado la diferencia entre los modos de conducción y únicamente actúa alargando los cambios en los modelos de caja automática. Aunque personalmente me parezcan una delicia, las suspensiones no aflojan en dureza en ningún momento, al igual que la dirección, y puede ser molesto en viajes largos para algunos conductores.

Entre las versiones A180 CDI con cambio manual y automático existe ligeras variaciones en cuanto a las prestaciones del motor, siendo ligeramente superiores en el segundo caso, ya que si montamos cambio automático la cilindrada sube hasta los 1,8 litros. El cambio automático también reduce en unas décimas las cifras de consumo homologado.

IMG_4511

No obstante, el rendimiento con la caja manual, como ya hemos dicho, es más que aceptable para el uso cotidiano del coche y sacará un poco más de jugo al motor. Los 109 CV se obtienen a 4000 rpm, y el par máximo de 270 Nm (ligeramente superior al que se obtiene con la caja automática) entre 1750 y 2500 rpm. 

El Mercedes Clase A incluye de serie el sistema ECO de ahorro de combustible, que activa o desactiva el Start/Stop. También regula la activación de las bombas de aceite y de agua cuando son estrictamente necesarias, contribuyendo así a la eficiencia del conjunto. El sistema Start/Stop no funciona demasiado bien, y ello es debido a lo perezoso que es este motor en concreto a la hora de arrancar. Me explico, si cuando estamos en un semáforo con el coche apagado pisamos el embrague para engranar la primera marcha, el motor se encenderá solo. No podemos ser demasiado nerviosos a la hora de arrancar y levantar rápido el pie del embrague porque el coche se calará. Necesita 3 ó 4 segundos para revivir y poder arrancar con garantías.

Las vibraciones a la hora de conducir son mínimas, y a penas se nota el sonido del motor o de la rodadura. La suspensión es de tipo McPherson delante y de tres brazos detrás (dos longitudinales y uno transversal). No me cansaré de repetirlo: monta unos neumáticos y unas llantas de auténtica locura para el tipo de coche que es, y en ningún caso es posible exprimir todas sus aptitudes con el propulsor más básico, pero gracias a ellos podemos disfrutar de un paso por curva seguro y excelente.

IMG_4506

La dirección es muy precisa y en conjunto con la forma del chasis y la plataforma, hace que colocar el coche donde queramos parezca un juego de niños. En cuanto al cambio, sin duda recomiendo el manual para esta versión más básica, ya que permite exprimir un poco más los límites del coche y funciona de maravilla. De recorrido corto, facilita unos cambios rápidos, ágiles y precisos. La caja automática será una opción indiscutible para versiones más potentes, y es que monta las últimas tecnologías de mercedes en embrague y transmisión.

Los frenos son otro de los manjares exquisitos del Clase A. Los discos de nuestra unidad, con el paquete AMG, eran perforados y estaban mordidos por unas pinzas que, aunque no venían firmadas por el preparador deportivo de la marca alemana, funcionaban a la perfección. Es muy difícil llegar a apreciar bajadas de rendimiento por calentamiento y la única pega es que para comenzar a frenar, a veces hay que hacer demasiada fuerza sobre el pedal, echándose en falta un poco más de sensibilidad en el recorrido inicial del freno. Toda la mecánica se controla con unos pedales de aluminio, que en cualquier caso transmiten buenas sensaciones al pie del conductor.

CONCLUSIÓN Y VALORACIÓN PERSONAL:

-La segunda generación de este Mercedes quizás haya perdido el récord de habitabilidad o la plataforma tipo sándwich que hicieron tan famoso a su predecesor, pero sin duda ha ganado en todo lo demás. Estamos ante un cochazo en toda regla, y no tengo ninguna duda de que conseguirá revolucionar el segmento de los compactos, pisando muy fuerte durante los próximos años.

Se trata también de un vehículo multifuncional capaz de satisfacer a un sector de público muy amplio. Mercedes ha puesto a disposición de sus clientes una amplia gama de versiones que se adaptan a las necesidades que cada cual busque en el coche. Así, podemos conducir una máquina atractiva y deportiva con unos consumos contenidos, o bien optar por un vehículo preparado para correr y que nos permita experimentar sensaciones al volante.

IMG_4534

En cualquier caso, la nueva Clase A viene preparada de serie para ser divertida, pese a ser de tracción delantera. Incluso con la motorización más básica cualquiera puede notar que el coche está pensado para pasar un buen rato si rodamos en mojado o en condiciones de baja adherencia.

Aunque no sabe de edades, es un  coche perfecto para la gente joven e incluso para familias pequeñas. Alegrará la vista y aportará comodidad en cualquier desplazamiento. Si alguien necesita más espacio, mejor que opte por la Clase B, que comparte rasgos con su nuevo hermano pero tiene más cuerpo de monovolumen.

Después de una semana de prueba, tanto yo como la gente que vio el coche nos hemos enamorado de él. No tiene la cara de niño bueno que se ve en el A3 o en el Serie 1, y eso me gusta, siendo igualmente eficaz en el apartado mecánico y en el examen de acabados. En general, se respira aire fresco, agresividad y calidad. Quizás compense una versión de mayor cilindrada pese al incremento de consumo. El precio, por otra parte, es elevado en cuanto nos salimos de la versión de acceso (nuestra unidad de pruebas superaba los 30.000€), sobre todo para un coche con un motor tan pobre en potencia. Aún así es justificable: conducimos Mercedes, conducimos calidad.

Teniéndolo todo en cuenta, mi nota final es un 8,75/10.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. CARLOS permalink
    12 de noviembre de 2013 17:39

    Muy buen análisis.Profundo y exhaustivo.El mejor de todos los que he leído. Enhorabuena, Efrén.

Trackbacks

  1. Mercedes GLA, el que faltaba | cuentavueltas.com™ - COMPARTIMOS TU PASIÓN

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s