Skip to content

Audi R8 2013, el juguete se renueva

7 de agosto de 2012

-Siempre he pensado cómo tiene que ser gastarte más de 150.000 € en un coche y ver con cara extraña como sacan, por un precio similar, la nueva versión que deja la tuya obsoleta. En ese punto quizás sea inevitable preguntarte qué has hecho con tu vida, sobre todo si eres de los sibaritas que no pueden soportar ir un paso por detrás. Pues bien, a estos problemas son a los que se están enfrentando los actuales dueños de un Audi R8 en la actualidad. Queda muy poco para que Audi presente la renovación de su modelo más radical, que presumiblemente se empezará a comercializar a partir de 2013. Esperemos que no cause demasiada amargura a los afortunados dueños que hasta ahora se paseaban con el superdeportivo, y es que siempre en la vida llega algún disgusto. Ya se ha confirmado que la presentación se hará en el Salón del Automóvil de París del mes de septiembre y puede incluso que la salida al mercado alemán se adelante a finales del presente año. Os contamos todos los detalles del nuevo Audi R8:

Esta versión supone, más que un modelo totalmente nuevo, una revisión mecánica y tecnológica del anterior, que se aprovecha también para renovar algunos puntos concretos de su estética y acercarla al patrón que Audi luce en sus últimos modelos. Así, sobre todo en algunas zonas como la óptica, podemos ver como este nuevo R8 se une a la línea marcada por Audi en algunos de sus últimos lanzamientos como el nuevo A6, el Audi Q3 o el nuevo A8.

También supone un logro importante a la hora de incrementar la deportividad y la agresividad del vehículo. Se han adaptado muchos elementos que resultaron exitosos en la versión GT y también otros nuevos que parecen intentar encajar en el nuevo R8 una especie de paquete S Line muy exclusivo y personalizado.

Se han incluido en este nuevo R8 muchos conocimientos adquiridos en competición. Todas estas novedades, muchas de ellas obligadas para conseguir su aerodinámica excepcional, han dado a luz a  un nuevo Audi mucho más completo y visualmente impactante que su predecesor.

Cuando se lanzó el modelo inicial allá por el año 2006, muchos pensaron que el Audi R8 no sería más que una versión descafeinada del Lamborghini Gallardo, pero nada más lejos de la realidad. Audi supo amortizar de forma muy inteligente las tecnologías del Grupo Volkswagen para incluir un superdeportivo de nivel en su gama de modelos. De hecho, pronto se vieron claras sus intenciones lanzando la versión V10, que compartía plataforma precisamente con el Gallardo; con ello el coche ganaba robustez y carácter y ya exigía el trato delicado de cualquier supercoche furioso. Hasta hoy, el R8 ha sido un éxito y las cifras hablan solas. A un ritmo de unas 13 unidades producidas al día, ya son casi 25.000 los R8 que han salido de la factoría de Neckarsulm. Hace poco que Audi anunciaba de esta forma la renovación de la leyenda que hoy os traemos a cuentavueltas.com:

En el exterior del nuevo R8, destaca la introducción de una nueva parrilla singleframe notablemente más ancha, paragolpes con tres barras en cada entrada de aire, los faros con tecnología LED de serie, unas tomas de aire más amplias y también cinco tomas NACA en los bajos de la carrocería que refuerzan el apoyo aerodinámico del coche en el eje delantero.

Seguirán ofertándose tanto las versiones con carrocería coupé como las spyder con techo de lona plegable automáticamente.

El difusor que conocemos de la primera versión del R8 se ha sustituido por otro mucho más sofisticado y eficaz, que ha ganado en altura, y que además se puede pedir opcionalmente (de serie para el R8 V10 Plus, modelo tope de gama) en CFRP, un material ultraligero compuesto por plásticos de alta resistencia y fibra de carbono. También de forma opcional podremos pedir en este material los splitters de la zona delantera. (El splitter es un ingenio aerodinámico que separa el flujo de aire hacia arriba o hacia abajo, y hacia la izquierda o la derecha; con él se puede optimizar la alimentación del difusor al poder variar la distribución de la presión del flujo que pasa bajo el coche). Terminan la parte trasera del nuevo Audi dos escapes redondos que ahora son comunes para todos los modelos.

No quiero olvidarme de cortejar de nuevo a unas ópticas asombrosas. Además de dar personalidad al coche, incluyen detalles como la activación progresiva de los intermitentes traseros, que no se encienden y apagan de golpe, sino de forma dinámica comenzando la iluminación en un extremo hasta completar la recta de LED, y siguiendo el mismo proceso pero en sentido contrario para desvanecerse.

Tras la remodelación, las dimensiones se han quedado en unos armónicos 4,44 metros de longitud, 1,90 metros de anchura y un 1 metro y 25 centímetros de altura. No hay duda de que consiguen un coche notablemente más bajo y mucho más afilado. Calzará llantas de 18″ en las versiones V8 y de 19″ en las versiones V10. Se ha incrementado la elegancia, pero también la agresividad, y no es nada fácil trabajar con ambos conceptos a la vez.

Además, el diseño no es solo agradable a la vista, también es altamente eficiente, ofreciendo unos coeficientes aerodinámicos de 0,35 o 0,36 dependiendo de la mecánica. Una vez más, a la vanguardia del diseño inteligente y la tecnología excelente.

Hablando de la mecánica, si bien en esencia el Audi R8 es el mismo de siempre en este aspecto, la práctica totalidad de sus antiguos músculos han sido ligeramente alterados y fortificados.

El cigüeñal está realizado en una aleación de aluminio y silicio, y la estructura bed-plate proporciona una gran rigidez. La lubricación por cárter seco permite posicionar los motores muy bajos, con la consecuente rebaja del centro de gravedad; la bomba de aceite presenta un funcionamiento variable en función de la carga, para incrementar la eficiencia. El sistema de inyección directa FSI permite utilizar una alta relación de compresión de 12,5:1. Las válvulas están controladas por cuatro árboles de levas ajustables. Permiten que en los momentos en que se ruede en regímenes de giro bajos, unos flaps o aletas situados en los conductos de entrada de aire se abran para que entre el aire en el cilindro, generando una turbulencia para el combustible y el aire se mezclen de la forma más adecuada a cada circunstancia. Las dos salidas de escape también tienen novedades a parte de las estéticas, y es que contienen flaps que se abren en caso de aceleración intensa para producir un sonido más rotundo y deportivo.

Podremos montar tres tipos de motores en nuestro R8. Como ya es habitual se ofertarán el V8 de 4.2 litros y 430 CV y el V10 de 5.2 litros y 525 CV. El motor V8 ofrece un par máximo de 430 Nm y certifica un consumo interurbano de 12,4 litros cada 100 km. Por su parte el V10 ofrece 530 Nm de par máximo y un consumo de 13,1 litros cada 100 km.

Si optamos por una transmisión manual, el motor V8 realizará el 0 km/h a 100 km/h en 4,6 segundos para versión coupé y 4,8 en spyder. Con el cambio S Tronic los valores se reducen a 4,3 y 4,5 segundos, respectivamente.

Montando el motor V10 y transmisión manual, se podrá acelerar de 0 km/h a 100 km/h en tan solo 3,9 con carrocería coupé y en 4,1 con carrocería spyder. Si usamos el cambio S Tronic estos valores se reducen a 3,6 y 3,8 segundos, respectivamente.

Son cifras y datos que impresionan a cualquiera, y es que debajo de una mecánica que en cuanto a aspecto no difiere mucho de la antigua, se esconde un ejército de tecnología que se encarga de exprimir cada tuerca, haciendo que el nuevo Audi R8 sea más que nunca una máquina de sensaciones.

Además, por si a alguno se queda corto, gracias a los nuevos materiales empleados y al plus de resistencia que ofrecen, Audi ha podido llevar aún más al límite el corazón de esta nueva bestia, preparándole para latir como un auténtico búfalo enfurecido. Los ingenieros de la marca alemana han desarrollado el motor V10 plus, que ofrece 10 Nm de par y 25CV potencia extra a los que ya ofrecían el motor V10 que hasta ahora era el tope de gama. Este propulsor atmosférico que tan solo se puede montar en carrocería tipo coupé permite acelerar al Audi R8 de 0 km/h a 100 km/h en solo 3,5 segundos, alcanzar una velocidad máxima de 317 km/h y todo ello con un consumo absolutamente respetable de 12,9 litros cada 100 km. Si lo ensamblamos con cambio manual, aceleraremos en 3,8 segundos, la velocidad máxima será de 319 km/h y el consumo ligeramente más elevado, 14,9 litros cada 100 km.

El Audi R8 V10 Plus pesa tan solo 1570 kg. Para reducir el peso, además de eliminar material insonorizante (que nos ayudará a disfrutar aún más de su música) esta versión radical incluye de serie bacquets ajustables con estructura realizada en material plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP), frenos cerámicos, llantas de aleación de diseño exclusivo, además de distintos elementos de la carrocería en CFRP. En definitiva, una auténtica técnica elevada a la enésima potencia.

Audi incorporará de serie tanto en la versión V10 Plus como en la V10 la suspensión con sistema “magnetic ride”. También queremos comentar que solo podremos escoger, si nos decantamos por cambio automático, el sistema S Tronic mejorado, que contribuye a la eficiencia y también a obtener de este nuevo monstruo el comportamiento apacible que caracteriza al superdeportivo de los cuatro aros.

El interior no ha sufrido grandes cambios, simplemente se amplía la gama de inserciones decorativas disponibles. Las levas de cambio y las agujas del cuentavueltas se han modificado ligeramente y también aparecen costuras en el cuero que envuelve al freno de mano y a la palanca de cambios.

Podremos escoger multitud de combinaciones para asientos de cuero, alcántara o napa fina. Y en todos los modelos, tanto V8 como V10, podremos disfrutar de la calidad de sonido del sistema Bang Oulufsen que se incluye de serie.

No queda más que decir. Audi ha reforzado su buque insignia y lo ha hecho a conciencia. Este nuevo R8 seguirá siendo por muchos años el embajador de la vanguardia tecnológica de la que presume la marca. Y es que si alguien no lo tenía claro, Audi fue, es y será uno de los grandes. Saben cómo construir coches, de eso no hay duda… El resultado, podéis verlo en acción en este vídeo:

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Ginés Vega permalink
    7 de agosto de 2012 20:09

    COCHAZOOOO!!

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s