Skip to content

Volkswagen Tiguan (miniprueba y análisis)

2 de agosto de 2012

-Hace pocos días que probamos en cuentavueltas.com el Volskwagen Tiguan 2.0 TDI Bluemotion de 140 CV, en su versión T1. Después del Nissan Juke, este todocamino de la marca alemana fue nuestra siguiente víctima de análisis. Una más dentro del repertorio de experiencias de conducción con crossover urbanos de tamaño compacto que estamos realizando para vosotros. No nos cabe ninguna duda de que estuvo a la altura de nuestras expectativas más exigentes. Y es que a la espera de la valoración del Audi Q3, que cerrará nuestro repaso sobre este segmento de coches, el Volskwagen Tiguan se sitúa a la cabeza en nuestro ránking de los SUV urbanos más completos del mercado.

AGRADECIMIENTO ESPECIAL A CASTELLANA Y VALLEHERMOSO WAGEN POR LA CESIÓN DEL VEHÍCULO PARA ESTA PRUEBA

(www.vwmadridsa.es)

En general, hemos quedado muy contentos con su comportamiento en todas las actuaciones a las que le hemos sometido. Es un coche muy versátil y su precio ajustado hace que sea muy apetecible para un cierto sector de clientes que buscan vehículos amplios y cómodos, así como con un cierto carácter de todoterreno que les aporte un plus de seguridad en la calzada. Ahora bien, no podremos exigirle una respuesta de calidad en terrenos no asfaltados. No fue diseñado para ello y presenta limitaciones claras. Y es que el Voklswagen Tiguan se defiende en terrenos desnivelados de tierra o grava gracias a su peso y su altura libre al suelo. Pero puede ponernos en serios apuros si exigimos demasiado a su tracción, que como digo, no fue diseñada para circulación offroad. De hecho, nuestra unidad de pruebas montaba un sistema de tracción delantera, algo que todavía dificulta más la buena respuesta del Tiguan en este ámbito. No obstante, creo que el hecho de que no se ofrezca la tracción integral en todos los modelos contribuye a la versatilidad. El Volkswagen Tiguan no es un coche nacido para ser usado exclusivamente como 4×4 y cada cual ha de configurarlo según sus necesidades.

La edición del Volkswagen Tiguan que hemos probado para vosotros está ahora mismo a la venta por 23.850€, aunque su precio original es de 26.640€. Ofrece acabados de calidad y una ingeniería de renombre, lo que sumado a un diseño atractivo y elegante hacen de este coche una opción muy válida para cualquiera que quiera cambiar el suyo y no tenga necesidades demasiado especializadas. Está disponible en 6 versiones y con 7 motorizaciones. Aunque no hemos podido disponer de esta unidad de pruebas todo el tiempo que desearíamos, hemos intentado recopilar las características y sensaciones más destacables. Aquí os dejamos un aperitivo del exterior del Tiguan y una demostración de cómo funciona el novedoso sistema “Park Assist”. Despúes, nuestro análisis:

EXTERIOR:

-Volkswagen ha cuidado hasta el más mínimo detalle del diseño de su SUV más compacto. El Tiguan es un coche sobrio y de líneas poco provocativas, pero muy elegantes. Guarda una relación de parecido tan estricta con su hermano mayor, el Volkswagen Touareg, que parece que la marca alemana se ha tomado a pecho intentar que cada elemento del exterior de este crossover nos recuerde a sus homólogos del Touareg. Se mire por donde se mire, el exterior del Tiguan no es más que la versión para todos los públicos de su hermano mayor. Con respecto a éste, se le quita agresividad y contundencia a la hora de afrontar un viaje largo o atravesar terrenos complicados. Pero la reducción de tamaño permite al Tiguan superar con tranquilidad todos los obstáculos de la conducción urbana, algo que se agradece en el día a día. Ya quisieran muchos conductores de Touareg disfrutar de la maniobrabilidad que ofrece este todocamino. Además, el hecho de que se haya intentado transmitir al Tiguan el lujo y la fastuosidad del Touareg, convierten a este coche en un objeto de deseo a un precio asequible.

No estamos ante un exterior novedoso ni mucho menos rompedor, no se intenta luchar contra ningún tipo de convencionalismo estético. Pero bien es cierto que Volkswagen busca contentar con su producto a un público de capacidad adquisitiva media-alta que prefiere un confort elegante antes que un diseño sensacionalista. Y sin duda, esta es la forma de conseguirlo.

La versión que podéis ver en la prueba es la renovación de la primera que se sacó del Tiguan, allá por el año 2007. Volkswagen tenía previsto lanzarla durante esta pasada primavera pero la alta demanda (más de 600.000 unidades vendidas) y los primeros problemas de stock durante los comienzos del año 2011 obligaron a adelantar los acontecimientos. Finalmente esta versión se lanzó hace poco más de un año, tras ser presentada en el Salón del Automóvil de Ginebra.

Mide 4,43 metros de ancho y 1,81 metros de alto, mientras que su altura es de 1,69 metros. Estos números son la armonía perfecta a la hora de combinar maniobrabilidad, estabilidad y seguridad. Además, permiten introducir un interior amplio y funcional del que luego os hablaremos. Además de su anchura, los faros y la parrilla frontal son los elementos que más nos recuerdan al diseño del Touareg. El aspecto robusto y contundente del que hace gala el Tiguan se consigue en parte gracias a unas líneas muy angulosas, demasiado para mi gusto. Y es que si bien la parte frontal está visualmente mucho más cuidada con líneas suaves, la parte trasera puede llevarnos a pensar que estamos frente a un vehículo cuadriculado y poco aerodinámico. Esto puede ser un problema para los que, como a mí, no os gusten los coches con unas esquinas muy marcadas.

Se aprecia un frontal dominado por la característica parrilla cromada, con unos faros afilados y puntiagudos que dan un toque de agresividad que se echa mucho en falta en otras zonas del coche. El capó delantero se eleva ligeramente en la parte central, lo que contribuye a aportar contundencia a la zona delantera. Los faros antiniebla redondos están muy bien disimulados y las protecciones de los fondos son muy discretas, tanto en esta zona como en los laterales y en la parte trasera del coche. Precisamente por la falta de unos fondos apropiados no conviene llevarlo a terrenos abruptos, donde podremos rayarlo y dejar marcas en la pintura con facilidad. Sn duda la parte delantera es mi favorita y la que más nota se merece en cuanto a diseño. Comentar que los faros delanteros se pueden pedir opcionalmente de tipo bi-xenón y que traen tanto delante como detrás luces de circulación diurna; las delanteras en forma de U y las traseras en forma de L. Sin duda el grupo óptico del Tiguan es muy bonito y otro punto fuerte de su estética.

Las llantas que podremos montar serán de 16″ o 17″, dependiendo de la versión. Las que podéis ver en las fotos son las de 17″.

Si nos alejamos de la zona frontal, vemos como va tomando protagonismo una sencillez que se nota en cualquier parte del coche en que fijemos la atención. En los laterales, no hay ningún detalle que destaque sobre el resto y parece que solo está ahí para prolongar el habitáculo hacia una parte trasera donde el único motivo de jolgorio es un alerón que cubre la parte superior de la luna.

Finalmente, el toque de distinción de la parte de atrás lo ponen unos faros muy simples y estilizados. Rematan esta zona unas protecciones más anchas y voluminosas que las del resto del coche, escondiendo en su fondo unos escapes cromados realmente bonitos que nos dicen que, aunque sencillo y sobrio, no estamos ante un coche cualquiera.

El Tiguan es un coche cuidado hasta el límite para ofrecer una respuesta excelente en momentos complicados pero puntuales. En situaciones como la de la imagen superior vemos que su altura permite ganar fácilmente la batalla a terrenos elevados o con montículos, y esto es una comodidad extra a la hora de afrontar una ruta desconocida con tranquilidad. Sabemos de antemano que este coche no nos va a dejar tirados en casi ninguna circunstancia. Pero aún así, la elegancia y la discreción con que se ha intentado bañar cada esquina de este Volkswagen han obligado a reducir los elementos de protección que suelen verse en las carrocerías de los vehículos todoterreno. Únicamente la versión “Country” viene un poco mas preparada, pero ni aún así debemos de abusar de nuestro Tiguan fuera de las vías asfaltadas.

En definitiva, estamos ante un coche con clase que no desentonará en ninguna situación y eso se nota mucho en su exterior. Defraudará a quien busque el él un toque agresivo y especial pero contentará a todos los que quieran un coche seguro y robusto con el que rodar todos los días. Tiene un habitáculo que sorprende por lo elevado que está sobre el resto del chasis, aportando confianza al volante y permitiéndonos alcanzar un mayor campo de visión. Las características dinámicas y de habitabilidad del Tiguan le enfocan hacia un uso familiar y eso también influye en su exterior, que como os llevamos comentando durante todo el reportaje, queda muy lejos del de otros modelos como el del Nissan Juke que analizamos en cuentavueltas.com, y que estaba enfocado a un sector de público y a unas funciones mucho más concretas.

INTERIOR Y EQUIPAMIENTO:

-El interior del Tiguan presenta un diseño que introduce una estética muy similar a la de otros modelos de la marca como el Golf o el Scirocco. Parece que estamos sentados en uno de éstos últimos pero siendo más elevado y espacioso. Al igual que ocurría con el exterior, no hay nada que impresione para bien, pero tampoco para mal. Todo está perfectamente colocado donde debe y la calidad de los materiales es exquisita, sobre todo teniendo en cuenta que las marcas que ofrecen acabados de calidades similares se encuentran en un rango de precios más elevado; así ocurre con el Audi Q3 que en los próximos días analizaremos para vosotros.

La posición de los mandos importantes está cuidadosamente elevada y por ello resultan muy agradables de utilizar. Su tacto también es confortable y ayuda a disfrutar de la conducción. A diferencia de lo que la marca nos suele mostrar en otros modelos de la gama, los orificios de ventilación son redondos y no rectangulares como suele ser habitual.

Nuestra unidad de pruebas no venía equipada con demasiados extras, y es que sí queremos cargar al máximo de adornos nuestro Tiguan debemos decantarnos por el acabado “Excellence”, el más lujoso. Pero aún así, no tengo en absoluto ninguna queja en este aspecto, más bien todo lo contrario. Incluso los asientos son cómodos y no he encontrado ningún defecto molesto en una conducción larga.

Podéis ver como cada una de las líneas interiores está colocada de forma armónica para no desentonar con el resto. No se busca la complicación en el diseño y eso se agradece a la hora de manejar el instrumental de a bordo, que es asombrosamente intuitivo. El Tiguan monta de serie un ordenador que comparte su tecnología con los sistemas de información al conductor que también usa Audi. Sin duda es uno de los mejores que he visto en cualquier marca de coches utilitarios, ya que aporta toda la información necesaria de forma rápida, eficaz y muy visual, haciendo que la distracción al volante sea mínima.

Estamos, al igual que ocurría en el exterior, ante un interior que no llama la atención por sus florituras. Es discreto pero muy funcional, incluyendo todo lo necesario para conducir con clase, confort y seguridad. Esto al fin y al cabo, es lo primordial.

El plástico de los acabados interiores es muy rígido y consistente, y aporta una sensación de durabilidad. La mayoría de mandos de control en contacto con el conductor están acabados en cuero y presentan un tacto muy agradable. Cualquier botonera, tenga la función que tenga, está sólidamente encajada y para nada da la sensación de producto “low cost” que sí se aprecia en muchos otros modelos de automóvil. Junto con el cuero y el plástico de primer nivel, el aluminio rectificado y una tela muy bien rematada firman el interior de este Volkswagen Tiguan.

Comenté al principio que el precio de esta unidad de pruebas es el óptimo en relación a la calidad ofrecida. Carece de algunos extras que nos hubiera gustado probar y que vienen de serie en otras versiones, pero su ausencia también nos ha servido para darnos cuenta de que la unidad tal cual la veis está suficientemente equipada. Por tanto si no os queréis gastar más dinero, en esta versión tendréis todo lo necesario. No abundan los equipamientos de lujo pero no falta nada para poder conducir de una forma mucho más que digna, sobre todo por el precio que vamos a desembolsar. Otras versiones pueden encarecer el interior incluyendo de serie el cuero de los asientos, el techo panorámico, mejores equipos multimedia y otras ayudas como el arranque sin llave, el sistema de navegación o la cámara trasera. Aún siendo innecesarios, algunos de estos caprichos pueden incorporarse de forma opcional a cualquier versión.

Entre el equipamiento opcional que montaba nuestra unidad de pruebas podemos destacar los faros bi-xenón de encendido automático, un control de velocidad de crucero que funciona a la perfección, la pantalla de la consola central en color y un sistema de párking de aviso acústico delante y detrás, que incluye también el sistema “Park Assist” de aparcamiento semiautomático que os mostramos en el vídeo del reportaje. De serie vienen, entre otros, un magnífico sistema de recomendación de marcha a la que se debe circular, un freno de mano automático, el asistente de arrancada en pendiente y el sistema Start/Stop, que combinado con la tecnología BlueMotion permite un ahorro de combustible sobresaliente. El Tiguan T1 trae de fábrica también un buen equipo de audio con todas las conexiones multimedia necesarias, tanto USB como Bluetooth y una calidad de sonido más que suficiente. La conexión Bluetooth se aprovecha asimismo para usar el manos libres incorporado. Todo esto está envuelto en una iluminación ambiental muy agradable.

Si he de poner pegas importantes en algún sitio, voy a hacerlo criticando al sistema “Park Assist”, que presume de conseguir una aparcada efectiva y prácticamente sin intervención del conductor. No voy a negar que sea cómodo, pero todavía le falta mucho desarrollo para llegar al nivel de otros sistemas de aparcamiento automático como los que usa Audi, por ejemplo. En mi opinión, queda lejos de poder calificarse como efectivo. En primer lugar, el coche necesita disponer de un espacio bastante más amplio del necesario para que el “Park Assist” lo reconozca como válido. Si vamos a aparcar del lado izquierdo reconocerá el hueco automáticamente pero para el lado derecho tenemos que tener el intermitente puesto para que el sistema se active. Además, si nos pasamos de largo cuando el sistema reconoce la plaza de párking, se reiniciará y habrá que comenzar de cero. Una vez empezada la maniobra, basta seguir las indicaciones en pantalla mientras vemos como el volante gira solo. El mayor inconveniente del asistente de aparcamiento llega con la distancia a la que queda el coche de la acera, que es complicado ver por debajo de unos 20 cm. En resumen, creo que es un extra innecesario. Podéis juzgarlo vosotros mismos en el vídeo del principio.

En cuanto a la habitabilidad,  el Volkswagen Tiguan pisa fuerte y deja poco lugar a críticas. Las plazas delanteras son sobradamente cómodas y espaciosas, pero también ocurre lo mismo con las traseras, donde pueden ir perfectamente tres adultos. Además, la altura del techo permite que incluso personas altas puedan colocarse cómodamente sin chocar con sus cabezas en la parte alta del habitáculo, con un revestimiento blanco incluido de serie.

Si solo llevamos a dos pasajeros en las plazas de atrás podremos disfrutar de un espacio más amplio y de la comodidad de un reposabrazos que se extiende sobre la plaza central. Además, las puertas de acceso a las plazas de atrás son amplias y permiten unas salidas y entradas muy cómodas.

La seguridad el Tiguan está garantizada, ofrece un equipamiento excelente y está a la vanguardia de la tecnología, como no podía ser de otra forma saliendo de Volkswagen. De serie trae, entre otros, luces automáticas con posibilidad de regulación en distancia o un sensor automático de activación de los intervalos del limpiaparabrisas.

La  capacidad del maletero es de 470 litros y son más que suficientes para llevar un equipaje normal. Ahora bien, tampoco podremos llevarnos la casa a cuestas, al menos si queremos contar con las plazas traseras, ya que abatiéndolas dispondremos de unos abundantes 1510 litros Además, dispone de un doble fondo que puede ser de utilidad para guardar algunas cosas.

DINAMICA Y MOTOR:

-La tecnología BlueMotion hace que el motor TDI de 140 CV del Volkswagen Tiguan sea, ante todo, una máquina eficiente. Si hacemos caso a las indicaciones de marcha recomendada, el coche circulará en un régimen cercano a las 1.500 rpm y el consumo será mínimo. He de decir que es uno de los pocos coches que me he encontrado, por no decir el único, que realmente presenta en la realidad los mismos índices de consumo que anuncia el fabricante. Tanto es así que incluso bajo ciertas condiciones presenta mínimos de consumo por debajo de los 4 litros cada 100 km. en terrenos llanos. El motor petardea de la forma que caracteriza a las máquinas firmadas por Volkswagen y eso se nota en el interior del habitáculo, aunque no es para nada molesto ya que el aislamiento acústico es bueno. Tampoco resulta molesto el ruido del viento o el rozamiento de los neumáticos a altas velocidades, y es que Volkswagen se ha esforzado en mejorar la aerodinámica y la fricción de los neumáticos, lo que combinado con el sistema Start/Stop, un ralentí más bajo y un software de mejora del rendimiento ayudan a reducir el consumo.

El Tiguan está a la venta con tres motorizaciones diésel y cuatro de gasolina. Todos tienen inyección directa de combustible y sobrealimentación, y algunos de ellos se pueden combinar con el cambio automático DSG de 7 velocidades. En diésel tenemos motores de 110 CV, 140 CV y 170 CV, mientras que en gasolina tenemos motores de 122 CV, 160 CV, 180 CV y 211 CV. Los de 110 CV y 122 CV solo están disponibles con tracción delantera, los de 140 CV y 160 CV pueden elegirse con tracción integral o delantera, mientras que los de 170 CV, 180 CV y 211 CV solo se pueden elegir con tracción a las cuatro ruedas.

Para mi gusto, el motor de 140 CV es la combinación perfecta entre eficiencia y rendimiento. No compensa más potencia porque incrementaríamos el consumo y a cambio no obtendríamos grandes mejoras. Únicamente sería viable en alguna de las opciones 4×4, pero como tampoco es un todoterreno en toda regla y en teoría predominará su uso sobre asfalto, mejor optar por otro tipo de motor menos potente.

Este motor de 2 litros y 140 CV tiene un par máximo de 280 Nm entre las 1.000 y las 2.000 rpm. Aunque la fuerza que aporta al eje es buena desde y responde bien desde muy bajas revoluciones, se nota que en las arrancadas falta un poco de vigor y es fácil que el motor se cale si soltamos muy rápido el embrague. El Volkswagen Tiguan es un coche dócil; si bien otros como el Nissan Juke pecaban de muy agresivos en el acelerador, el Tiguan me ha defraudado en parte en este aspecto. En ningún caso debemos de esperar grandes sensaciones al volante, se nota que es un coche preparado para conducir de forma tranquila y aunque responderá con una fuerza aceptable cuando le exijamos rendimiento, no tiene una dinámica agradable para llevarlo demasiado revolucionado ni apurar aceleraciones. Acelera de 0 km/h a 100 km/h en unos más que respetables 10,2 segundos, pero se resiente cuando le forzamos. Además, en estas situaciones el consumo se dispara de forma notable. Os adelanto que la perfecta combinación de nervio y tranquilidad de los SUV que hemos probado la ofrece el Audi Q3, un coche dócil capaz de rodar a bajas revoluciones con consumos muy bajos pero que puede sacar la bestia que lleva dentro, con una respuesta mucho más lograda, precisa y equilibrada que la del Tiguan ante una conducción  deportiva. En algo se tenía que notar la diferencia de precio entre ambos.

El Volkswagen Tiguan monta unos buenos frenos junto con una suspensión algo más dura de lo normal que hacen que responda muy bien en el paso por curva y en frenadas exigentes. Hemos visto que no es un coche ni mucho menos preparado para correr, pero si necesitamos estabilidad y precisión en una frenada de emergencia, nos la dará. Comentar por último que las versiones con tracción integral pueden montar un novedoso sistema XDS, que funciona como control de estabilidad simulando la acción de un diferencial delantero autoblocante. No lo he probado y no puedo valorarlo.

VALORACIÓN FINAL Y OPINIÓN PERSONAL:

-Creo firmemente que el Volkswagen Tiguan es la mejor opción por la que nos podemos decantar si queremos un coche de este tipo dentro de su segmento de precios. Obviamente si subimos el presupuesto podremos valorar otras opciones que seguramente nos ofrezcan más, pero es complicado mejorar la oferta si solo estamos dispuestos a desembolsar una cantidad de dinero moderada. Me parece importante destacar su elegancia y su sobriedad tanto en el exterior como en el interior, así como su docilidad en el motor. Es un coche con el que no disfrutaremos al volante si lo que buscamos es exprimirle emociones, pero ofrece una seguridad y una tecnología que aportan un confort inigualable para la mayoría de sus rivales más directos. Tampoco es éste un coche que podamos usar como todoterreno, está pensado como todocamino y eso sumado al empeño de Volkswagen de hacerlo elegante y funcional han mermado y mucho cualquier posibilidad de usarlo de forma habitual por terrenos complicados. Aún así, se defiende de forma sobresaliente ante pequeños obstáculos y su altura permite realizar una conducción urbana muy cómoda. Todo ello sumado a los bajos consumos le convierten en el compañero perfecto si lo que buscamos es un coche amplio y robusto para movernos por las calles.

Realmente he quedado satisfecho tras la prueba de este coche. Quizás no es el tipo de automóvil que la gente se queda mirando por la calle ni tampoco aquel con el que impresionemos a un amigo que llevemos de acompañante, pero es una máquina segura, bonita y de calidad. Falta vigor y un poco de personalidad, pero para mí, si tengo que hacer un uso diario del coche, la calidad de Volkswagen al precio que la ofrece el Tiguan es una oferta irrechazable. Mi nota, un 8/10.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. jaime azz permalink
    20 de abril de 2013 17:36

    estoy a punto de comprar un tiguan T1 sport,alguien lo tiene? y mi puede contar algo de como es.??

  2. M Lopez permalink
    2 de agosto de 2012 20:10

    muy bonitooooooooo

  3. Josechu González permalink
    2 de agosto de 2012 20:02

    esta guapo el coche pero antes me compro un touareg e cabeza.. lo de aparcar sera una mierda pero flipas cuando ves al volante moverse solo xD

    • jairo dinamita permalink
      2 de agosto de 2012 20:08

      a mi me flipa.. pero igual por 23 billetes compensa gastarse unos cuantos mas y te pillas el q3 o el x1

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s