Skip to content

¿Qué provoca y cómo se evitan las vueltas de campana en un coche?

30 de julio de 2012

-Por suerte, no estamos acostumbrados a ver en directo vehículos dando vueltas de campana, al menos en las vías públicas de circulación. Sí es frecuente, no obstante, verlo en persecuciones cinematográficas o en retransmisiones televisivas de competiciones de motor. Aunque seguro que todo el mundo ha oído alguna vez hablar de este fenómeno, muy poca gente es consciente de las causas y las consecuencias de esta pérdida absoluta de control sobre el coche. Conocerlas y estar alerta para que no nos sorprendan durante nuestra conducción diaria es extremadamente importante. Y es que en la carretera estamos expuestos a multitud de situaciones que pueden provocar que nuestro coche comience a girar alocadamente y a dar vueltas sobre el asfalto a su antojo. Aquí está todo lo que os podemos contar sobre este fenómeno:

Es importante mencionar que las vueltas de campana son uno de los factores de más riesgo en un accidente de tráfico. Estaremos sometidos a movimientos aleatorios hasta que el coche se detenga, lo que se traduce en un riesgo importante de lesiones debido a que no podemos controlar por donde seremos golpeados. Además, una vez perdido el control del coche no podremos actuar sobre él, y por tanto tampoco podremos reducir el tiempo de frenada ni cambiar la dirección del movimiento, por lo que acabaremos allá donde la inercia del coche nos lleve. También, en caso de quedar el coche volcado, se complicarán mucho más las tareas de rescate de los ocupantes. Por todo esto es muy importante intentar mantener el vehículo bajo toda circunstancia con las cuatro ruedas sobre el suelo. En el siguiente vídeo podéis ver a un BMW de competición corriendo en la Grand American Rolex Sports Car Series, en el circuito de Mid-Ohio; el piloto pierde el control de su coche y éste comienza a dar vueltas sin control:

Las vueltas de campana pueden ser laterales o frontales. Su causa más inmediata es la inestabilidad del coche, y ésta tiene relación directa con dos factores. En primer lugar, el centro de gravedad del coche, y en segundo la distancia entre las ruedas de un mismo eje (para las vueltas de campana laterales) o bien la distancia entre ejes delantero y trasero (para las vueltas de campana frontales). En el vídeo que os hemos puesto arriba, podéis ver un claro ejemplo de vueltas de campana frontales. El coche se tambalea y “rueda” sobre el suelo apoyándose de forma alterna en su parte frontal y su parte trasera.

La colocación adecuada del centro de gravedad es extremadamente importante a la hora de evitar la pérdida de control del coche de esta forma tan brutal. Cuanto más bajo esté situado, más estabilidad tendrá el vehículo y más difícil será que vuelque. Precisamente por esta razón los coches deportivos son extremadamente bajos y en muchos casos incómodos para la conducción, pero muy seguros en cuanto a su centro de gravedad se refiere. Y es que las altas velocidades a las que pueden circular obligan a los fabricantes a ofrecer un diseño que garantice una excelente estabilidad. Observad el Bugatti Veyron de la imagen al lado del Mercedes-Benz Clase S (que tampoco se caracteriza por altura excesiva):

No quedan en muy buen lugar las furgonetas, camiones y demás vehículos utilitarios demasiado elevados con respecto al suelo. Bien es cierto que no pueden rodar tan rápido como un coche deportivo ni tampoco fueron construidos para tal fin, pero tampoco es necesario circular muy deprisa para perder el control del coche. De hecho, basta superar los 60 ó 70 km/h para estar expuesto a estas situaciones de riesgo. En cuanto a los coches deportivos, es cierto que su diseño está más cuidado y que es más difícil levantarlos del suelo. No obstante, hay un inconveniente asociado, y es que las altas velocidades a las que nos permiten circular hacen que si por cualquier motivo el coche se desestabiliza, tanto el número de vueltas como de impactos o distancia recorrida sea mucho mayor, lo que incrementa el riesgo. No tenéis más que ver el vídeo anterior, donde el BMW da 8 o 9 vueltas de campana. Por todo ello los coches deportivos suelen traer equipamiento extra como las jaulas de seguridad que tantas vidas han salvado. Estas jaulas son zonas estructuralmente muy resistentes que rodean al piloto para minimizar los daños que sufra por impactos. En el siguiente dibujo, os acercamos la comparación entre un coche utilitario con una altura elevada y otro coche de tipo deportivo con una altura muy reducida, así como la influencia en cada caso de la posición del centro de gravedad:

En ambos casos el centro de gravedad está representado por una C. En el vehículo de la izquierda, mucho más alto que el de la derecha, el centro de gravedad está situado en una posición elevada. Si trazamos una vertical desde ese punto hacia el suelo pueden ocurrir dos cosas: que la vertical caiga dentro de la superficie de apoyo del objeto móvil (representada en color verde) o que caiga fuera. En el primer caso el vuelco será inevitable, mientras que en el segundo, aunque levantemos una parte del coche, éste recuperará luego su posición normal de estabilidad. Se aprecia que la vertical del camión (representada en color rojo) cae fuera, mientras que la del deportivo de la derecha cae dentro. Por tanto y aunque ambos están elevados un ángulo idéntico, en el caso del camión se produciría un vuelco mientras que el deportivo caería de nuevo a su posición original.

La distancia entre ejes también es importante. Cuanto más separadas estén las ruedas de cada eje y cuanta más distancia exista entre eje delantero y trasero más improbable será que se produzca la situación de vuelco. Y es que una mayor distancia entre los puntos de apoyo del coche (las ruedas) hace que la superficie marcada en verde en nuestro dibujo sea mayor y, por tanto, convierte al vehículo en un objeto mucho más estable cuando se está moviendo. Tendremos menos posibilidades de volcar.

Las situaciones que nos pueden llevar a desencadenar una serie de vueltas de campana son muy variadas. Lo primero que debemos evitar es hacer que el coche patine en una frenada de tal forma que le coloquemos en una posición lateral. Si esto ocurre y el vehículo sigue avanzando, bastará con circular por encima de unos 70 km/h para que la fuerza que ejercen las ruedas rozando contra el asfalto provoquen un vuelco inicial que, debido a la velocidad de avance, estará seguido por muchos otros hasta que el coche se detenga. Habremos desencadenado entonces las vueltas de campana.

Para evitar que esto ocurra es necesario prestar especial atención en las frenadas de emergencia, sobre todo en pavimentos resbaladizos. Debido a multitud de obstáculos que se nos pueden presentar, puede que nos veamos obligados a frenar y girar de forma intensa y en cuestión de segundos. Hay que saber gestionar los momentos que dedicaremos a cada cosa. Y es que decidir en décimas de segundo la mejor forma de actuar puede salvarnos la vida. En caso de encontrarnos un obstáculo en la calzada, hemos de pisar el freno tan fuerte como sea necesario, pero si vemos que el choque es inevitable, hemos de soltarlo completamente o a lo sumo pisarlo de forma muy suave para realizar el giro que nos permita evitar la colisión con el obstáculo. Pasada la zona de peligro y una vez tengamos de nuevo la dirección del coche alineada, podremos volver a clavar el pie en el pedal del freno hasta detenernos por completo. Podéis ver un esquema ilustrativo en la figura:

También es importante evitar el paso por zonas con montículos o más elevadas de lo normal que se pueden encontrar en los alrededores de la zona asfaltada. Aunque esto es más habitual en competiciones de motor donde son frecuentes salidas de pista como las del BMW del primer vídeo, no es imposible que en algún tramo de carretera nos veamos obligados a abandonar la zona asfaltada y encontremos obstáculos de este tipo. Si esto ocurre es importante evitarlos aunque parezcan inofensivos, ya que a altas velocidades pueden levantar nuestro coche del suelo y convertir una salida de pista que podría ser inofensiva en una peligrosa sucesión de vueltas de campana como las del video del principio.

Ni coches ni camiones están sujetos a un estándar que regule un diseño preventivo para este tipo de accidentes. Por tanto, el cuidado y la precaución en carretera son nuestras mejores cartas para preservar nuestra integridad física. Siempre debemos tener en cuenta, como ya os hemos dicho en otras ocasiones, que el estado de la carretera influye de forma importante y puede darnos sustos.

Cuando vayamos a dar una curva, sobre todo si es una carretera desconocida, siempre conviene aminorar la marcha y no acelerar bruscamente hasta que salgamos de la misma. Y es que la velocidad es el principal catalizador de este tipo de accidentes.

Mientras un coche está dando vueltas de campana, podemos considerarnos muñecos que reciben golpes aleatoriamente, y hasta que no se pare el coche, no podemos saber como acabará el accidente. La gente a menudo piensa que es complicado llegar a volcar, pero nada más lejos de la realidad. Basta poner el coche en una posición peligrosa de las que os hemos hablado antes para que, aunque vayamos circulando a la velocidad reglamentaria, nuestro vehículo empiece a girar sobre sí mismo y sin control. Es muy importante llevar el cinturón de seguridad porque el hecho de dar vueltas en el coche hace que sea muy probable que salgamos despedidos durante el transcurso del accidente. Podéis ver en el siguiente vídeo un claro ejemplo de dos vehículos que, sin circular demasiado rápido, pierden el control de sus coches y comienzan a dar vueltas de campana laterales debido a algo tan vulgar como un cambio indebido de carril. Un coche golpea al otro desestabilizándolo por detrás y desencadenando el accidente. Además, se puede ver como el ocupante de uno de los dos coches sale despedido hacia el exterior. Ya lo sabéis, cuidado al volante y circulad siempre con la máxima precaución. Y es que la potencia sin control no sirve de nada y además, es peligrosa.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Rosa permalink
    15 de octubre de 2013 16:25

    es necesario que exista un primer impacto frontal para producirse vueltas de campana frontales o helicoidales?

  2. Rosa permalink
    15 de octubre de 2013 16:21

    Y las vueltas de campana frontales?? Cómo se producen???

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s