Skip to content

Aspid Cars, automovilismo y aeronáutica del país

18 de julio de 2012

-Puede que a muchos no os suene la marca Aspid Cars, pero sin duda dará mucho que hablar en los próximos años. Es una empresa automovilística integrada dentro de IFR Automotive (Tarragona), otra de mayor tamaño creada por Ignacio Fernández, un ingeniero español apasionado del motor y del diseño automovilístico. Y es que en España no sólo somos buenos jugando al fútbol, si nos lo proponemos también podemos estar en la cima de la industria más puntera de las cuatro ruedas. Este hombre tiene una amplia experiencia en ingeniería del automóvil, tanto de calle como de competición, y su motivación constante es conseguir crear coches ligeros que sean capaces de transmitir las sensaciones de las carreras a su conductor. Ignacio Fernández ha trabajado para Seat Sport, Prodrive Automotive y Mitsubishi Ralliart en el WRC. Su trabajo se enfocó durante su carrera en todos estos proyectos a conseguir mejorar aspectos técnicos del coche como la dinámica de conducción, el consumo o las emisiones de gases a través de la optimización del factor peso. Así pues, podemos decir que es un auténtico genio a la hora de manejar los parámetros que nos ofrezcan reducir masa innecesaria y obtener máquinas livianas. Persigue el reto de aportar más ligereza a coches cada vez más rápidos y más fiables. Esta meta es, asimismo, la inspiración de sus dos proyectos empresariales más ambiciosos, IFR Automotive y Aspid Cars. El resultado de toda esta aventura podéis valorarlo viendo la última creación de la compañía, el Aspid GT-21 Invictus. ¿Queréis saber más? Aquí te lo contamos todo…

No sé lo que pensaréis, pero tiene mucho mérito emprender proyectos como este en los tiempos que corren. Sin duda, es todo un orgullo para nuestro país. Antes del Aspid GT-21 Invictus, IFR Automotive y Aspid Cars desarrollaron otro coche, el Aspid Super Sport, capaz de hacer un 0 km/h a 100 km/h en tan sólo 2,8 segundos con sus 4 cilindros y sus 402 CV de potencia a 8200 rmp. Otra cifra realmente impresionante de este primer proyecto Aspid es su capacidad de frenada, de 160 km/h a parado en tan sólo 3 segundos. Ignacio Fernández y su equipo habían conseguido su misión desde el principio. Crearon un coche de lujo, capaz de trasladar al conductor las sensaciones y la emoción de la competición dentro de unos estándares de seguridad, tecnología y bajas emisiones extremadamente exigentes. Aspid, según sus propias palabras, diseña coches para los entusiastas del automóvil con una mente asentada en el siglo XXI. Son como genios, buscados por su singularidad. El primer prototipo del Aspid SS salió a la luz en julio de 2008 en la Feria Internacional del Automóvil del Reino Unido y fue recibido con asombro y sorpresa por parte de todos los sectores de la industria en su campo. No era para menos, se trataba de la combinación más exquisita de alta tecnología, ingeniería y diseño en uno de los supercoches más innovadores y exclusivos de la época.

En la fotografía superior vemos a Ignacio con parte de su equipo al lado del Aspid SS. Esta primera obra fue brillante, pero en mi opinión tenía ciertas carencias para llegar a despegar como empresa puntera. Y es que al ver el coche y sus características técnicas, pienso que es un coche con un futuro complicado si le sacamos de los circuitos o de los paseos de domingo en los que acompañe al afortunado que lo tenga en su garaje. Aspid tenía 5 patentes que usaba en este modelo, entre ellas el brazo de suspensión o el doble disco de freno. Su precio, 95.000 €. Alto rendimiento y exclusividad, eso es innegable. Pero… ¿era un coche útil o una máquina de correr?

Sin duda esas carencias de las que hablábamos se han subsanado en la última creación de la compañía de este ingeniero español. Hace pocas horas que se dieron a conocer las primeras imágenes del nuevo Aspid GT-21 Invictus. Si ya era impresionante el primer modelo que este equipo sacó a la luz, todavía lo es más éste último. 450 CV de potencia desarrollados por un motor V8 atmosférico de 4.361 cm cúbicos y 990 kg. de peso son algunas de sus señas de identidad. El Aspid GT-21 Invictus fue presentado además con una configuración de 2+2 de Gran Turismo, lo que junto con un maletero de 271 litros lo convierte en un coche mucho más útil a la hora de usarlo para algo más que correr. Sus formas, sorprendentes. Sus datos técnicos, asombrosos. Se ha hecho un coche más robusto y maduro pero conservando su esencia de peso extremadamente bajo, aunque se incrementó en algo más de 200 kg. con respecto al SS. El motor de mayor cilindrada junto con un chasis y una carrocería mucho más elaborados hacen que este superdeportivo nacional esté destinado a romper con todos los estereotipos y los complejos que pudiese tener España dentro de la industria de los supercoches.

Aunque las previsiones de ventas fueron muy ambiciosas desde el principio, el hecho de que Aspid no tenga un asentamiento de fabricación donde montar una cadena de producción ha sido un contratiempo bastante importante durante estos pasados años. No obstante, el grupo liderado por Ignacio Fernández parece querer dar el golpe sobre la mesa definitivo. Con la presentación de este nuevo modelo también aseguran que están a punto de firmar los acuerdos necesarios con sus inversores para comenzar la producción de sus coches, lo que nos hace pensar que ya está elegida la ubicación de su nueva fábrica, que se espera cree unos 200 puestos de trabajo permanentes allá donde la lleven. Si todo va bien, la producción comenzaría en 2014. Tras esto, los compradores podrán probar o hacerse con uno de estos coches en un selecto grupo de 20 distribuidores en toda Europa, capaces de ofrecer un alto nivel de márketing y un servicio posventa excelente.

El Aspid GT-21 Invictus no es simplemente diseño. Es una joya de ingeniería, un desafío que con sacrificio y méritos propios ha conseguido el capital necesario para salir a flote. Es visualmente impactante, más que cualquier otro superdeportivo, y ofrece un confort que no estaba al alcance de su predecesor. Sus medidas se incrementaron con respecto al Aspid SS y presenta una longitud de 4,4 metros. Su anchura es de 1,9 metros y su altura de 1,2 metros. Ya os hemos hablado sobre cómo trabaja Aspid Cars con el peso de sus coches. La relación peso potencia de este Aspid GT-21 Invictus es sencillamente espectacular, ofreciendo casi medio caballo de vapor de potencia por cada kg. de peso. Su motor V8 a 90º es de origen BMW y entrega los 450 CV. de potencia a 8.300 rpm mediante una transmisión manual de 6 velocidades o una automática secuencial de 7 marchas y doble embrague. Su par máximo es de 440 Nm. El propulsor de gasolina funciona conjuntamente con un sistema híbrido del que el fabricante español no ha querido dar ninguna pista.

A falta de ratificar sobre el circuito estos datos, este Aspid puede arrebatar el trono a algunos de los reyes de la superdeportividad más consolidados como el Bugatti Veyron, ya que en sus datos técnicos nos dicen que baja el 0 km/h a 100 km/h de los 3 segundos, pero no precisan la cifra exacta. Su velocidad máxima supera los 300 km/h y todo este carácter se imprime en las ruedas traseras. El chasis del Invictus está tratado por Alexcom, que transforma un chasis de aluminio en otro monocasco de “composite”, un material revolucionario muy parecido a la fibra de carbono. También se trabajó mucho en la investigación con nuevos aceros y nuevos aluminios para otros elementos. De esta forma se obtiene una gran rigidez y el bajo peso que caracteriza a esta marca.

Todos los Aspid se fabricarán de forma artesanal, descartando la robotización de la línea de producción. Se trata de un coche de lujo y el desembolso económico es importante, por lo que se ofrecerán multitud de opciones de personalización que dejen satisfechos a los compradores con las imaginaciones más extravagantes. Incluso se podrá personalizar bajo ciertas restricciones la geometría del coche, la electrónica y hasta el software del ordenador e de a bordo. También se podrá visitar la fábrica durante la producción y en el momento de la recogida nos lo entregará el equipo de trabajadores que lo diseñó y lo construyó, con un libro de certificación con su firma y que también nos sirva de manual.

También os adelantamos que el superdeportivo contará con un sistema muy innovador bautizado como “Unidrive”, que permite integrar completamente el control de la configuración del coche y el sistema multimedia, accediendo a toda la información a través de una pantalla LCD ubicada en el propio volante. La electrónica, sin duda, ha sido otro de los puntos fuertes en los que ha apostado Aspid para construir su coche. No que la excelencia se ha llevado al límite, se mire por donde se mire, y es que en su construcción, ha intervenido lo mejor de dos mundos de élite: la experiencia en competición automovilística y la aeronáutica española.

De momento, a parte de lo que os podamos contar, poco más os podemos enseñar con fotos o imágenes. A parte de eso, sólo tenemos este vídeo donde se pueden escuchar los primeros rugidos de esta bestia nacida en España.

Anuncios
No comments yet

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s