Skip to content

Audi RS4 Avant, la nueva bestia llegará en otoño.

16 de junio de 2012

-La marca de los cuatro aros se supera cada día, no deja de sorprender. Hace casi un año que se anunciaba la renovación de la gama A4 de Audi, que finalmente se puso a la venta en Navidad. Aunque no ha sido una regeneración completa del A4, sino más bien una reestilización, me sorprendió mucho en su momento el buen comportamiento que presentaban todos los modelos de esta nueva gama. Versatilidad y funcionalidad sin sacrificar diseño y rendimiento. Nuevos motores y ligeras modificaciones en el diseño interior y exterior que nos ofrecían una conducción de calidad al tiempo que un consumo de combustible moderado y un precio asequible al usuario medio interesado en una berlina de calidad. Básicamente, lo que se nos presentó hace un año fue una bocanada de aire fresco para este modelo de Audi que tantas alegrías dio a la marca y que tan bien se recibe en el mercado del usuario que busca hacerse con un buen coche sin arruinarse en el intento. Ello ayudará a mantener vivo al Audi A4 durante unos años más. La competencia para el Clase C de Mercedes-Benz y el Serie 3 de BMW estaba servida; la guerra había comenzado. Poco después apareció el Audi A4 Avant para renovar también al antiguo modelo ranchera. Tanto para el A4 Berlina como para el A4 Avant se presentó la versión S4 con 333 CV de potencia y motor TFSI, el mismo que ya habíamos visto en el Audi S5 y que culminaban el tope de gama de los motores de gasolina que se ofrecen. En cuanto a las versiones diésel, la reina de este nuevo A4 es el TDI de 3 litros y 245 CV. Hasta aquí, todo el mundo satisfecho. Motores potentes y una ingeniería de calidad que respetaba el medioambiente más que la versión anterior. Quien pensase que esto iba a quedar así se equivocaba…

En los últimos días Audi ha dado un nuevo golpe sobre la mesa y ha dejado claro que no quiere ser una más dentro de la competencia. No ha querido dejar a esta nueva gama A4 sin su versión más radical, el Audi RS4 Avant, una auténtica bestia de 450 CV de potencia que hereda el motor FSI del Audi RS5. Toda esta artillería carga de dinamismo y emociones a un coche reconvertido en deportivo que también puede hacer sin despeinarse las funciones de cualquier automóvil familiar. Todos lo esperábamos, yo en particular estaba expectante por ver el resultado. A quien le defraude, le recomiendo mirar de nuevo, o subirse adentro y continuar leyendo nuestro análisis:

En otoño llegará a nuestro mercado la maravilla de la foto. Sus dimensiones son 20 mm. de largo y 24 mm. de ancho mayores que las del A4 Avant estándar que tenía una longitud y una anchura de 4699 mm. y 1826 mm., respectivamente. Esta ligera sobredosis de tamaño ayuda a imponer un aspecto más fortalecido y con un mayor toque de robustez. Líneas elegantes y un interior sobrio pero cuidado hasta el último detalle son, junto con la deportividad que baña todo el conjunto, las características básicas en cuanto a la estética de este RS4 Avant se refiere. La altura del chasis se ha reducido 20 mm. con respecto al Audi A4 Avant, lo que contribuye a ganar estabilidad en el paso por curva y en aceleraciones fuertes.

En cuanto a las ruedas, monta de serie llantas de aluminio de 10 radios para unas cubiertas de 265/35, y opcionalmente podemos encargar llantas de 20 pulgadas. Dentro se pueden ver unos discos perforados carbono cerámicos ondulados detrás que se podrán montar como extra y estarán mordidos por unas pinzas de aluminio de seis pistones firmadas por RS que, sin duda, responderán a la perfección ante frenadas agresivas y exigentes como ya hemos comprobado que lo hacían en otros modelos como el antiguo RS5 coupé, que sorprendía incluso más por sus capacidades de frenada y estabilidad que de aceleración. Para los menos exigentes, de serie se presentarán discos perforados y ondulados delante, con pinzas de aluminio de ocho pistones. Me atrevo a decir que su eficacia también será extraordinaria. Y es que Audi no descuida nada en este aspecto, ya que incluso en el nuevo S5 que pudimos probar hace unas semanas, aún siendo más humilde técnicamente que este RS4 Avant, respondía perfectamente en frenadas fuertes de entrada a curva y ante patinadas del eje trasero suavizadas gracias a la tracción quattro.

El Audi RS4 Avant es una máquina diseñada para volar procurando levantarse del suelo lo mínimo posible, el aluminio abunda en la composición de su carrocería, así como en la de frenos y elementos estructurales. Todo ello hace que se gane ligereza y se pueda sentir más el placer de la conducción deportiva. Tiene una dirección asistida electromecánica muy precisa que notaremos mucho a la hora de trazar curvas rápidas sin demasiada necesidad de corrección, y también excelente a la hora de transmitir al conductor las sensaciones que salen del asfalto. La electrónica también introduce a la perfección y en el momento adecuado pequeñas correcciones si se percibe un agarre dispar en cualquiera de los ejes, cuya distancia es de 2811 mm. Su línea exterior incluye el frontal con parrilla hexagonal Singleframe, enmarcada por una pieza con un acabado en aspecto aluminio mate y las inserciones en nido de abeja típicas de los modelos RS. El alumbrado se encarga a la tecnología Xenón Plus combinada con unos LEDS para las luces de conducción diurna que Audi ha adoptado en todas sus creaciones más recientes.

En parachoques delantero de este RS4 Avant es un auténtico despilfarro de deportividad cuidada hasta el mínimo detalle. Las tomas de aire recuerdan mucho a las de los coches de competición pero son lo suficientemente elegantes como para pasar desapercibidas en una situación en la que no nos apetezca despertar a la bestia que nuestro RS lleva dentro. Asimismo, cuando nos movemos hacia la parte de atrás, vemos unos estribos laterales y unas aletas espectaculares, igualmente llamativas. En la parte trasera, el coche se ensancha y afila todavía más sus líneas, en un homenaje a los primeros modelos quattro de hace 30 años. Termina dejando atrás los detalles en aluminio mate de retrovisores y bandas laterales para desembocar en un minialerón que resguarda a una trasera cuya estética está dominada por un amplio difusor con dos enormes escapes perfectamente integrados en el mismo. Unos escapes que se ofrecen de forma opcional en diseño deportivo, con un sonido más rotundo y unas viseras negras en el tramo final de los tubos. Sin duda un sello de identidad más de puro auténtico RS.

Sinceramente, creo que Audi se merece un 10 en el diseño de este coche. Elegante y discreto, pero con unas líneas que le aportan una personalidad única. Se han conseguido también, a mi parecer, las formas perfectas para un coche tipo ranchera. No se trata en este coso de una aberración de la estética como lo eran los primeros modelos de este estilo, sino más bien la ampliación de espacio en un deportivo de altísimas prestaciones que intentan convertirlo en funcional y amplio pero sin renunciar a unas formas aerodinámicas, eficientes, y sobre todo bonitas, muy bonitas.

En cuanto a la mecánica radical de este deportivo con formas de utilitario, se encuentra el mismo motor V8 TSI de 450 CV de potencia utilizado en el Audi RS5, con una entrega de prestaciones brutal dominadas por controles electrónicos altamente eficientes como el sistema de estabilización de la suspensión, la distribución electrónica de frenada o el diferencial central de corona con gestión del par individual para cada rueda, sistemas todos ellos que podremos disfrutar de forma distinta ajustando nuestro estilo de conducción a través del ya mítico Audi Drive Select, que modifica entre otras cosas la dureza de las suspensiones y la dirección, así como la sensibilidad del acelerador. El motor entrega un par máximo de 430 Nm entre las 4000 y 6000 rmp. y la potencia se gestiona mediante una caja de cambios automática S-Tronic de 7 velocidades y doble embrague asociada a la función de Launch Control, que permite realizar salidas desde parado optimizando la tracción y la motricidad. Todo esto se transmite al asfalto, como ya es habitual en los modelos RS de Audi, con la tracción integral quattro permanente que aporta un plus de seguridad frente a otros competidores directos como algunos modelos de la gama M Performance de BMW. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h, aunque si se pide expresamente, pueden entregártelo dando 280 km/h. Para algo es un RS.

Hay que destacar que el trabajo conjunto del sistema de tracción quattro con el control de par independiente para cada rueda, ofrece un comportamiento en curvas absolutamente extraordinario que se ve favorecido por la compensación de la diferencia de carga que existe entre la rueda interior respecto de la exterior, frenando esta última en caso de que la carga de la rueda interior sea demasiado baja, lo que podría llevar al derrape. También se ofrece un diferencial deportivo que mejora la distribución de la potencia que reciben las ruedas traseras. Todo esto junto con la dirección dinámica y la excelente suspensión deportiva que os mencionamos más arriba, convierten al RS4 Avant en una auténtica fiera pero que es apta para “todos” los públicos. Es bastante complicado que una máquina de estas características nos deje vendidos o en situaciones arriesgadas aunque estemos llevándola al límite. Eso sí, cierta pericia y experiencia en las manos del piloto siempre son un requisito indispensable si queremos cabrear a la bestia. No hemos hablado del consumo, que se queda bajo homologación en 10,7 litros cada 100 km. No es, ni mucho menos, para quejarse.

Haciendo un breve repaso del interior, todo el brillo se apaga ante un negro deportivo, a no ser que pidamos los tapizados del techo en color Plata Luna. Los asientos también son negros y en cuero alcántara, aunque opcionalmente existirán versiones en napa fina y de color Plata Luna con ribeteado en gris piedra, que son los que se muestran en la foto.

Podremos montar asientos baquet, aunque personalmente no me parece algo útil ya que los asientos deportivos de serie agarran perfectamente al conductor y son mucho más cómodos; además como novedad en este RS4, los asientos de serie también incluyen en su parte de atrás un recorte que amplía el espacio para las piernas de los acompañantes traseros, por lo que la diferencia de comodidad es abismal frente a la opción baquet y muy a tener en cuenta en un coche como éste que se supone también ha de ser funcional. Todo está gobernado por unos acabados cromados que ponen la guinda al pastel y unas inserciones en carbono que opcionalmente se pueden pedir en negro piano, acero inoxidable y aluminio rectificado o race. La zona de la palanca de cambios, donde están la mayoría de botones de control de la electrónica, mantiene las novedades que se presentaron hace un año para los nuevos A4, e incluye también el toque de estética propia que tienen todos modelos RS de Audi en esa zona y que bautizan a este RS4 Avant como uno más de la familia.

Este RS recupera el volante multifunción achatado con levas de aluminio y ofrece una consola de información con pantalla a color de serie y funciones como un contador de tiempos por vuelta en circuito o un termómetro de la temperatura del aceite. En cuanto al espacio, es de sobra amplio tanto delante como detrás, a no ser que escojamos los asientos baquet, que como hemos comentado reducirán notablemente el espacio de las plazas traseras. El maletero, por su parte, ofrece una capacidad de 1430 litros y no ofrecerá ningún tipo de problema a la hora de intentar llevar en él la casa a cuestas.

En resumen, me parece una obra brillante. Si tuviese la necesidad de disponer de un coche amplio y funcional que pueda usar todos los días pero sin hacerme renunciar a la diversión y a la deportividad de ponerme a los mandos de un auténtico deportivo, esta sería mi elección. Eso sí, tendría que disponer también de los 86000€ que rondará su precio. Hace tiempo que tenía en el punto de mira al Mercedes-Benz Clase C Estate AMG (81200€), que con unas prestaciones similares sin duda ahora será la competencia directa de este RS4 Avant, pero al ver lo que han creado los ingenieros de Audi, me rindo ante las curvas y las prestaciones de este último. Me sorprende sobre cualquier otra cosa lo bien disimuladas que están las formas de coche familiar. Atrás quedan los días en que optar por un coche de este tipo significaba renunciar a alegrarse la vista. Ahora es posible conducir una ranchera y además disfrutar haciéndolo con una conducción extrema. El abultamiento de la parte trasera apenas se nota sobre el total del conjunto (cosa que no se hace tan bien en el Mercedes). No solo se ha dejado la estética intacta a pesar de ser un modelo de gran capacidad, sino que se ha conseguido dar el toque de un auténtico RS con toda la tecnología e innovación con que Audi se está sobresaliendo en sus últimas creaciones. Enhorabuena, una vez más, a los ingenieros de Audi. Aquí tenéis por fin el resultado puesto en carretera, disfrutadlo:

Anuncios
No comments yet

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s