Skip to content

Pagani Zonda: Del C12 al 760 “Lewis Hamilton”

6 de junio de 2012

-Pagani Zonda. Un mito en dos palabras. Técnica exquisita e ingeniería excelente. Pasión y adrenalina. Horacio Pagani, fundador de la marca italiana, quizás no hubiese imaginado hace un par de décadas la grandeza de su creación. Este argentino de mente brillante creó por primera vez un Fórmula 3 con tan solo veinte años. En los años 80 trabajó para Lamborghini desarrollando materiales compuestos y en proyectos de diseño de algunos de los toros más famosos, entre ellos el Lamborghini Diablo. En esta época, Pagani comenzó a desarrollar un automóvil propio en un proyecto de incógnito denominado “Proyecto C12” que posteriormente se cambiaría a “Proyecto Fangio F1”, en honor al cinco veces campeón del mundo de la categoría reina del automóvil. En 1991 se funda Pagani Modena Desing para satisfacer la demanda creciente de productos de diseño, ingeniería específica y construcción de prototipos. Un año más tarde, comenzó la producción del prototipo “Fangio F1” y en 1993 fue probado con éxito en el túnel de viento. Fue en 1994 cuando se firmó el acuerdo con Mercedes para suministrar los motores V12 que moverían a esta bestia y que todavía, con las obvias modificaciones, se siguen usando en los modelos Pagani actuales. El primer modelo que salió del horno de producción se denominó Pagani Zonda C12, su nombre fue cambiado por respeto a Juan Manuel Fangio, que había fallecido en 1995. Sería presentado en público por primera vez en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1999. Un desarrollo largo, pero sin duda fructífero, resultado de la experiencia y de la ilusión que dieron a luz a uno de los superdeportivos más caros, exclusivos y mejor valorados técnicamente en todo el mundo.

Aquí nacía el mito, comenzaba la historia del éxito, de batir récords. Sólo era el comienzo de nuevos retos y sueños ambiciosos…
A lo largo de los años, Pagani fue evolucionando su hijo predilecto. Fue así como surgieron el Zonda F y F Clubsport, el Zonda R y el Zonda Cinque. Tal ha sido el éxito de esta joya de la automación a lo largo de los años, que aunque Pagani presentó oficialmente en febrero de 2011 al Pagani Huayra como su sucesor, todavía se siguen fabricando Zondas, y según palabras del propio Horacio, seguirá siendo así hasta que la falta de demanda obligue a clausurar la producción.
Centrándonos un poco más en la materia propiamente automovilística y desde una perspectiva técnica, podemos decir del Pagani Zonda muchas cosas, pero entre todas ellas hay algunas que destacan sobre las demás. Y es que a nadie puede resultarle indiferente que la “cadena” de producción de esta máquina se limite a las 10 unidades por año. Y digo “cadena” porque el proceso tiene poco de los típicos montajes a los que nos tienen acostumbrados la mayoría de las marcas comerciales. El Pagani Zonda recibe un trato más personalizado y su creación podría considerarse prácticamente como artesanal. En algo, digo yo, tendrá que diferenciarse del resto cuando en el mismo tiempo, los artesanos de Pagani, entre los que se encuentran algunos de los mejores ingenieros del mundo, solo son capaces de sacar a las carreteras o circuitos 10 maravillas como la de la foto.
El Pagani Zonda monta un motor V12 desarrollado por AMG Mercedes, como ya hemos comentado anteriormente, y con disposición central trasera. Tanto su carrocería como la mayoría de sus componentes estructurales de bajo nivel de fatiga y estrés mecánico están construidos con fibra de carbono. Horacio Pagani comenzó a trabajar en el Zonda desde que se incorporó, recomendado por Juan Manuel Fangio, en la plantilla de Lamborghini. Su experiencia y sobre todo su capacidad para diseñar intentando ir más allá de los límites de la física, fueron la combinación esencial para obtener como resultado el Zonda, que en ciertos aspectos y si nos fijamos bien, recuerda con algunas de sus líneas a diseños típicos de Lamborghini que fueron famosos en la época de los noventa. El corto y afilado capó delantero y el ensanchamiento trasero nos traen a la memoria esas líneas ochenteras que se vieron, por ejemplo, en el Lamborghini Diablo.
El Pagani Zonda iba a denominarse inicialmente de la misma forma que su prototipo, pero el nombre de Fangio F1 fue descartado, como ya hemos comentado por la muerte del piloto de Fórmula 1. Zonda hace honor a un viento seco y cálido característico de la zonda andina del oeste de Argentina.
El Zonda superó con éxito cada una de las 36 pruebas de seguridad a las que fue sometido previamente a su lanzamiento y comercialización. Es, quizás, el automóvil deportivo con mejor comportamiento dinámico en pista. Horacio Pagani puede estar orgulloso; su sueño se ha cumplido, ha creado uno de los mejores coches deportivos de la historia. Se dice pronto.
Este coche cuenta con un interior a la altura de las circunstancias, y además y a diferencia de muchos de sus grandes rivales, los estándares de confort son bastante altos. Así, el comprador verá incluidos en el precio de su factura extras como un monitor de TV, un equipo de sonido de alto rendimiento, regulación eléctrica de asientos y retrovisores… Todos los propietarios también reciben en el momento de recoger su Pagani un juego de maletas de piel de Schedoni hecho a medida junto con unos zapatos a juego con la tapicería; sin duda una forma de marcar el lujo y la distinción de alguna forma, si es que no era suficiente con verse dentro de un coche de estas características.
Como hemos dicho, y hablando un poco más de la evolución histórica del Zonda, el C12, el primer modelo de la serie y del que hemos hablado en la introducción, fue solo el primero de una larga saga de éxitos que llega hasta nuestros días. Aunque sus prestaciones son modestas, pueden rivalizar perfectamente con las de cualquier Ferrari o Porsche y fueron suficientes para deslumbrar en su época. Montaron en él, como ya os hemos explicado, el motor V12 de Mercedes-Benz que con sus 7 litros de cilindrada llevaba este primer Zonda de 0 a 100 kilómetros por hora en 4,8 segundos. Una cifra que hoy puede parecer poco sorprendente ya que algunos coches más comunes como el Audi RS3 Sportback la alcanzan sin dificultad, pero no debemos de caer en el error de mirarla individualmente, y es que el comportamiento dinámico del coche era excepcional y ahí ganaba fuerza, sobre teniendo en cuenta que se disponía de menos avances electrónicos en cuanto al control de estabilidad.
El Zonda C12 pesa 1300 kg. y presenta unos consumos de combustible envidiables (6,8 en ruta y 10,2 en ciudad). Su estructura es espectacular, y es que Horacio Pagani parece haber trasladado su conocimiento de los materiales compuestos a la estructura del Pagani Zonda. Este tipo de materiales combinan la rigidez y la ligereza como propiedades fundamentales en la estructura interna del material, algo que se hace a la perfección en el Zonda, combinando a la perfección la fibra de carbono con el acero cromo-molibdeno, que ofrece una rigidez a torsión muy alta. Todo esto junto con los 394 CV que desarrolla el motor formaron un conjunto envidiable y de gran deportividad. Los años siguientes se desarrollaron otras versiones del C12 pero que variaban en poco más que su motor, que era un poco más sofisticado y ofrecía más prestaciones. Entre ellas tenemos al Zonca C12S o al Zonda C12S Monza, siendo este último producido exclusivamente para un comprador italiano antiguo cliente de Pagani.
En la imagen inferior podemos ver una imagen de unas de las versiones mejoradas del C12, en concreto aquí tenemos al C12S:
Poco después, se lanzaba el Pagani Zonda F, un automóvil que continuaba con la esencia del primero de la serie pero que se actualizaba para cumplir con las crecientes exigencias del mercado de los deportivos de lujo, cada vez más tecnológico y avanzado. Montaba en mismo motor que el Zonda C12S de 7,3 litros de cilindrada, pero su potencia se incrementó en 47 CV, situándolo en los 602 CV. La F se puso en honor a Fangio, por el que quedó al fin demostrado que Horacio Pagani sentía una profunda admiración. A nivel de carrocería, se rediseñó el frontal con una nueva parrilla y se incluyeron tomas de aire en las aletas traseras, así como un nuevo difusor y alerón traseros que mejoraban la estabilidad en el paso por curva. De este Zonda F surgió el Zonda F Roadster, un descapotable que incrementaba la potencia de su hermano con techo hasta los 650 CV y que, curiosamente, pesaba lo mismo que él, algo insólito y que se consiguió una vez más gracias al trabajo de Pagani en la estructura de fibra de carbono. La última secuela de este modelo fue el Zonda F Clubsport, que con el motor del Roadster y sus 650 CV incrementaba notablemente las prestaciones del coupé original. Fue preparado para correr en circuito aunque también era legal para circular en carretera. En su momento tenía prestaciones superiores a la de cualquier rival. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos. Proporcionaba una velocidad máxima de 345 km/h y batió el récord de vuelta en Nürburgring Nordschleife, aunque pronto otros coches como el Gumpert Apollo o el Dodge Viper le superaron. En la imagen tenemos a la versión roadster del Zonda F:
Por fin, tras el Zonda F y después de tres años de intenso desarrollo, Pagani enseñó al público su obra maestra, y quizás la más aclamada de todos los tiempos en cuanto a automovilismo deportivo se refiere. La máquina que volvería a volar en Nürburgring y que devolvería la gloria alcanzada por el Zonda F. Los afortunados dueños de las 10 unidades que se han fabricado para todo el mundo (todas vendidas nada más anunciarse su producción) y hechas de forma completamente artesanal, solo podrán pasearlas por los circuitos, ya que este Zonda no fue homologado para circular por carretera, entre otras cosas debido a la baja altura de su chasis y a su sistema de escape libre. En cuanto a lo demás, es una auténtica obra de arte. Predomina sobre cualquier otro Zonda la utilización de la fibra de carbono combinada con el titanio para algunas partes del tren de rodaje, que fueron encargadas a especialistas en el trabajo de este material. Toda esta tecnología y la supresión de cualquier otro elemento superfluo permitieron alcanzar un peso total del conjunto de tan solo 1070 kg., que es el que puede tener cualquier utilitario del mercado. Estos utilitarios que probablemente estén en los garajes de muchos de los que leéis esto, se mueven normalmente con motores de unos 80 CV y que rondan el litro de cilindrada. Pero atención, el Zonda R tiene un motor V12 de 6 litros y 750 CV de potencia para mover ese mismo peso, que cada uno saque sus propias conclusiones. Se mueve de 0 a 100 km/h en tan solo 2,7 segundos y alcanza los 398 km/h, unas cifras que podrían rivalizar perfectamente con las de un Fórmula 1 actual. El par o fuerza que ofrece su motor en el eje es brutal, 710 Nm. Para dominar el elevado régimen de giro de su motor monta también una caja de cambios Xtrac de 6 velocidades que ayuda en gran parte a alcanzar todas estas cifras.
Exteriormente, el Zonda R no sacrifica en demasía un aspecto suave para conseguir la aerodinámica adecuada a sus características. No es tan agresivo como la mayoría de los coches enfocados a circuito y su estética está cuidada y es bonita. La combinación de splitter, bajos carenados, difusor funcional y spoiler trasero ofrecen una carga aerodinámica de nada menos que 1.500 kg a 350 km/h, a semejantes velocidades será imposible depegarlo del suelo. ¿Podría conducirse por los techos? La respuesta es que sí, si conseguís a algún sponsor que os patrocine tal hazaña y os gusta el riesgo, adelante.
En cuanto a los frenos, merecen una discusión a parte, ya que su equipo Brembo carboncerámico asegura una potencia de frenado sin precedentes, sobre todo por el poco peso del conjunto automóvil más conductor. Este último va encajado en unos buckets Toora homologados por la FIA y ensartados dentro de una gran jaula antivuelco. Por último, destacar que se cambiaron prácticamente todos los indicadores analógicos por un cuadro TFT que se controla desde el volante.
Las dos imágenes siguientes son impresionantes por dos motivos. La primera nos muestra el resultado de trabajo de Mercedes AMG en cuanto al motor que mueve al Zonda R y que fue diseñado por específicamente por encargo. La segunda, no deja lugar a dudas del gran trabajo aerodinámico que se hizo con este coche, ese difusor y las estudiadas curvas de la carrocería que conducen el aire hasta el enorme alerón trasero son más típicos de un Fórmula 1 que de un coche a la venta al “público”.
Y aquí el espectáculo que es la trasera de esta obra de arte:
¿Y todo esto para qué? Todo el Pagani Zonda es el resultado del entusiasmo y la pasión por aquello en lo que creen del grupo de personas que formar la plantilla de Pagani. Admirado por muchos y pisado por pocos, este automóvil esta cerca de convertirse en un mito. Tras superar todos los récords establecidos hasta le fecha en Nürburgring Norschliefe destronando al Radical SR8LM con un tiempo de 6 minutos y 47 segundos que tardó en recorrer el infierno verde alemán, una vez más Pagani debe y ha de estar orgullosa. A nadie, en mayor o menor grado, le habrá dejado indiferente. Este tiempo es 11 segundos más rápido que el Ferrari 599XX, el más veloz de los cavallinos. Cada una de las 10 unidades de esta maravilla, para quien quiera hacerse con una, tienen un precio de 1,4 millones de euros más los impuestos del país correspondiente.
A continuación os dejo el vídeo del Pagani Zonda R volando sobre Nürburgring el día que se alcanzó el nuevo récord sobre la pista.
Después del Zonda R tan solo nos queda hablar del Cinque, del cual se fabricaron otras 10 unidades, al igual que del Zonda R, a un precio de 1,3 millones de euros más impuestos pero esta vez sí que se homologó para circular por carretera. Cinco unidades son de tipo coupé y las otras cinco son versión roadster. Se dice que se fabricó exclusivamente para los pedidos de un concesionario de Hong Kong, pero son rumores que nunca se llegaron a confirmar. Desarrolla una potencia de 678 CV con un motor también originario de AMG. Sus escapes están fabricados en titanio y monta neumáticos de la gama P-Zero de Pirelli, como también lo hace el Zonda R, en unas llantas de 19″ y 20″. Prestaciones un poco más modestas, lo justo para conseguir la homologación de circulación fuera de las pistas. Aquí tenéis el resultado:
Y por último, para terminar la historia de esta saga como se merece, vamos a hablar de las últimas actualizaciones Zonda. Y es que este modelo parace estar destinado a la inmortalidad, algo que desde Pagani están dispuestos a asumir mientras exista demanda por parte de los clientes. Y es que la producción, que parecía cerrada con el Cinque para dar paso al nuevo Huayra como sustituto y heredero de honor del Zonda, parece que seguirá con vida durante los próximos años. Fueron tantos los éxitos y tan radical la forma de alimentar el mito que todavía algunos de los expertos adinerados con más conocimientos y pasión sobre motor del planeta siguen soñando con tener a una de estas obras maestras de Pagani entre sus manos. El último caso es el del piloto inglés de Fórmula 1 Lewis Hamilton, que aunque no hay todavía confirmación oficial, parece prácticamente inminente que está a punto de recibir un Pagani Zonda 760 LH, en honor a su nombre “Lewis Hamilton”. . El Pagani Zonda 760 es una bestia de la que en principio solo se iba a construir una unidad para un saudí como Pagani Zonda 750, pero el cliente se retractó. Finalmente se retomó como Pagani Zonda 760 RS para un afortunado propietario chileno. Hay muy poca información sobre este exclusivo modelo, lo poco que sabemos es que los dos pedidos que se han hecho de momento disponen de caja de cambios manual de 6 velocidades, algo que encaja con los gustos del propio Hamilton, que declaró en su día preferir el cambio manual para disfrutar de la conducción y destinar el secuencial para exprimir al máximo el rendimiento del coche dentro del circuito. No es poco habitual este pensamiento dentro de los amantes más fieles y castos del automóvil.
Sin embargo el Pagani Zonda 760 parece haber gustado a otros entusiastas de Pagani, algo normal con los 760 CV (90 CV más que el Zonda Cinque y 20 CV más que el Zonda R) extraídos del V12 de origen AMG. Es el resultado es mezclar un Zonda Cinque y un Zonda R, y es tan espectacular que hasta Hamilton se ha enamorado de él, a pesar de tener un McLaren MP4-12C recién estrenado cortesía de su jefe, Ron Denis, pero al que parece no haberle importado dar esquinazo decantándose por su verdadera motivación de cuatro ruedas.  No sé vosotros, pero yo le entiendo.
Parece que Lewis Hamilton tiene el olfato fino para esto de los superdeportivos, ya nos gustaría a muchos podernos permitir un modelo tan exclusivo como éste, y más cuando nosotros no tenemos ni la centésima parte del garaje de joyas que Hamilton aparca en su casa. Si os habéis enamorado del Zonda, comenzad a estrujar las neuronas para conseguir ideas que os lleven, aunque sea, a probarlo durante un par de minutos. No es fácil, os lo aseguro. Por si a caso no lo conseguimos, aquí va uno de los pocos testimonios multimedia que hay sobre el último Zonda del que hemos hablado en nuestro reportaje, el misterioso y exclusivo 760:
Anuncios
One Comment leave one →
  1. mATBE permalink
    19 de septiembre de 2012 7:49

    ¿Cuantos Zonda se han producido en total desde el 99?

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s