Skip to content

El purgatorio de los supercoches

10 de mayo de 2012

-La vida no es fácil para nadie, y más en los días que corren. Pero cuando pensamos en un coche deportivo de alta gama siempre nos lo imaginamos sometido a cuidados extremos y a una delicadeza que asombra, o al menos a un mantenimiento mínimo de obligado cumplimiento, aunque solo sea por respeto a la ingente cantidad de dinero que hemos desembolsado. Pero no, amigos míos, los grandes coches destinados al mundo de la élite y el éxito también tienen sus propios purgatorios. Algunos llevan una vida de perro, nunca mejor dicho, y al verlos siempre surge el pensamiento de “si fueses mío no te trataría asi…”. No hay que olvidar que, desgraciadamente, la calidad, el lujo y la deportividad extrema en automovilismo no están ligados a las buenas manos, a la pasión o a las habilidades al volante, prefieren mantener una relación más intima y sincera con otro motivo que también es fuerte, el dinero. Y excuso deciros que este último no trae de serie el conocimiento y la técnica necesarios para ponerse al volante de coches que son capaces de pasar de reposo a circular a más de 100 km/h en poco más de 3 segundos. Ni tampoco traen el buen gusto y la elegancia. La fuerza y el carácter de estas joyas juega malas pasadas a los dueños que no consiguen dominarlas. Otras veces, no se trata de no conseguir domar a la bestia, sino de ridiculizarla haciendo que una máquina de más de 500 CV de potencia parezca el coche que Barbie conducía en los anuncios de televisión. Clara muestra de esto son nuestros protagonistas de hoy, que de una manera u otra consiguen que una parte de la humanidad nos echemos las manos a la cabeza cuando vemos lo que hacen con sus posesiones de cuatro ruedas. Por estos coches, por que no caigan en el olvido y sepan que algunos somos conscientes de lo que se está haciendo con ellos. En definitiva por una buena causa, he aquí las pruebas:

Nuestro primer protagonista es un Ferrari 458 Italia de color rosa mate que podemos ver rodando por el asfalto de Dubai. Como veis, las calles por las que transita no están plagadas precisamente de baratijas, y es que podemos ver varios coches cuyos precios superan todos con creces los 50.000 €. No sé a vosotros, pero a mí jamás se me ocurriría en la vida pintar ese coche con ese color. Un insulto, un llamamiento a la ira de los observadores. No obstante, cada uno hace lo que cree oportuno con sus pertenencias y no es de buen gusto tanta crítica, aunque se la merezca. Si ese coche tenía que existir y circular por algún sitio, sin duda está en las calles adecuadas. Lo que me atrevo casi a garantizar es que ese no es el color que traía de serie de Maranello; no creo que ni del departamento Tailor Made, el que se encarga de los pedidos más especiales, pudiese haber salido tal aberración.

No es el único caso, y es que nos hemos encontrado con un Porsche Cayman de color rosa al que han sacrificado al completo, ni las llantas se libraron de la condena. Sólo el escudo de Porsche reluce entristecido en el frontal del capó delantero. Se trata de la versión menos potente del Cayman, de 245 CV, y que se diferencia del Cayman S en la salida de escape de la parte trasera, que en el caso del Cayman S es doble. No se sabe si el coche es de un hombre o de una mujer, pero en cualquier caso su nombre ofrece mucho juego a la hora de rebautizar a esta pequeña mutación y la gente no ha sido benévola. Sin ánimo de ofender a nadie, con todos ustedes el Porsche Gayman, único en el mundo, que se sepa…

Y para los que todavía tengan agallas de seguir sufriendo, sus partes traseras…

Y seguimos, por si aún no os creíais que esto era de verdad, que hubiese personas capaces de adaptar su buen gusto a estas imágenes, una última prueba. Hablamos hace pocos días en cuentavueltas.com del Nissan GT-R con motivo de la presentación de su hermano, el Juke-R. Tenemos pendiente un análisis a fondo del superdeportivo de Nissan, e intentaremos mostrar unas imágenes más atractivas del GT-R, pero aquí van las de otro “rosita” para la familia. He de reconocer que a éste le echaron a perder con un poco más de sutileza, pero sigue haciendo daño a la vista…

Cambiamos de tercio, aunque seguimos hablando de obras de arte ingenieriles que sufren las excentricidades de sus dueños. Muchos habréis visto por la calle la exitosa remodelación que BMW hizo hace algún tiempo de su Serie 1 convirtiéndolo en coupé. Es un coche funcional, bonito y accesible dentro de lo que cabe. No voy a hacer aquí un análisis de lo que creo que es el BMW serie 1 coupé, pero personalmente lo tengo en muy buena consideración y le calificaría dentro del top5 de coches con una mejor relación elegancia/deportividad/precio/funcionalidad. Pero encabezando a la familia tenemos a un hermano mayor que en nada, excepto en el físico, se parece al resto. Él es el hijo predilecto de BMW M Performance que pone carácter y agresividad y que poco tiene que ver con los modosos y educados modelos del resto de la serie. No sé si alguno habréis tenido la oportunidad de poneros a los mandos de un BMW M1 coupé, pero esa pequeña bestia con un cuerpo que parece apacible es capaz de satisfacer la necesidad de emociones fuertes de los más atrevidos. Quizás con su V6 de 340 CV no destaque demasiado cuando echemos un ojo a sus datos técnicos si lo comparamos con algún Ferrari o Lamborghini, pero la perfecta combinación de potencia con peso y forma hacen que el M1 coupé te pegue contra el asiento y te haga sudar para intentar domar el giro infernal que el eje manda en plenitud a sus ruedas traseras. Entrar en cada curva o salir dando gas sin perder el coche es todo un hito. Pues bien, el BMW que veis a continuación quedó destrozado después de chocar contra otro vehículo que circulaba en la misma dirección y que se saltó un semáforo en rojo. En esta ocasión el conductor no tuvo la culpa y no fue el responsable de hacer sufrir a su pequeña joya, pero el dueño del coche con el que colisionó, si ha salido bien parado, se quedará con remordimiento de conciencia…

Si todavía tenéis humor para seguir, aquí está nuestra próxima víctima. Personalmente me ha dolido de forma especial lo que le han hecho a este Porsche. Y es que mi debilidad por la marca de Stuttgart hace que se me pongan los pelos de punta cuando veo este vídeo. Cierto es, no obstante, que me asombra la forma de aparcar. Una mezcla perfecta entre todos los métodos de la vieja usanza. Aquí podemos apreciar procedimientos como el aparcamiento de oído o el hacerlo en huecos que no se ven. El conductor, que salió ileso, no tenía tiempo que perder y probablemente decidiese coger carrerilla para buscar párking, poniendo a prueba su bólido y saltando el muro de separación. Aquí el testimonio en vídeo que recogieron las cámaras de seguridad de una zona cercana, no tiene desperdicio…

Nuestro próximo caso de dolor es un Audi R8. El mismo que fue elegido coche más sexy hace algunos meses y que haría la delicia de muchos de los que estáis leyendo esto. No consigo identificar si es el modelo de R8 con el motor más potente o si es el más bajo de la gama. Independientemente de ello, el conductor del superdeportivo, que rodaba por las calles de Moscú, quiso poner a prueba sus habilidades al volante y el agarre de la tracción Quattro de Audi. No le salió mal la jugada, a no ser porque en medio se cruzó otro coche que terminó siendo el malparado del cuento. El afortunado conductor del R8 no esperó a saber el final de la historia y gracias a la estabilidad y el bajo centro de gravedad de su Audi consiguió evitar las vueltas de campana, tras lo cual no dudó en poner pies en polvorosa. Comentar, para el que sea aficionado a los coches y al turismo, que Moscú es una ciudad donde se pueden ver muchos coches de alta gama corriendo habitualmente en competiciones callejeras ilegales.

Ya terminando, os voy a resumir la historia de Ryan Magee, un británico anónimo que se hizo de oro de la noche a la mañana por resultar ser el ganador de un sorteo de Euromillones celebrado en 2008. Además, tiene pinta de ser un gran aficionado al mundo del motor, aunque sin duda no haya nacido para disfrutarlo en sus propias manos. Y es que un frío día de invierno con nieve en la calzada decidió poner a prueba su Ferrari 458 Italia, una idea bastante poco acertada teniendo en cuenta de que es un coche muy poco adecuado para manejar en esas condiciones, y más sin unos neumáticos de invierno que pueden llegar a costar unos 5.000 €. Para calentones como este, hay máquinas mucho mejores y de la misma clase, como el Ferrari FF de tracción total, que hubiese dado una mejor respuesta a la meteorología adversa. El coche no sufrió daños importantes, pero da cierta lástima verlo tirado de esta forma tan cruel…

Como despedida, y para que cada uno se vaya opinando como crea conveniente, os dejo una de las últimas adquisiciones de Paris Hilton, un Bentley Continental GT. Más recientemente, la diva rubia ha adquirido un Lexus LFA, aunque este último lo ha comprado con mejor gusto. A mi parecer, esta persona y este coche sí son una combinación realmente peligrosa, no sabría cómo reaccionar si me los cruzase en la carretera…

En fin, amigos, no tengáis pesadillas y no os preocupéis. Si por casualidad os encontráis en vuestra vida con la cantidad de dinero necesaria para adquirir una de estas joyas y no tenéis demasiada mano al volante, los cursos de conducción son una buena elección que todos deberíamos de acometer antes de decidir sentarnos en un coche de estas características. Ahora bien, para el mal gusto de momento no hay cura conocida a ningún precio, ni por lo visto tampoco límites…

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 18 de junio de 2012 23:37

    Me ha encantado este post. Sin lugar a dudas, el dinero no compra la elegancia ni el buen gusto. Hablo desde la más profunda ignorancia, ya que no se si ya lo hacen, pero pienso que estas marcas tan reputadas deberían incluir con la venta del coche los cursos de conducción a los cuales te refieres. Probablemente realzarían la imagen de marca, ya que además del vehículo, venderían la reputación de que sus conductores no son auténticos ineptos al volante. Conducir un Ferrari, por ejemplo, ya no solo significaría estatus económico, sino que además comunicaría implicitamente que se disfrutan de unas dotes de conducción. ¿Qué pensáis?

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s