Skip to content

Nissan Juke-R, la historia de una hormiga que se convirtió en gigante…

7 de mayo de 2012

-En los días que corren, en que incluso Audi está planteándose desarrollar y lanzar un Q2 para hacer frente a la invasión de mercado que está haciendo el nuevo crossover compacto de Nissan que llaman Juke, lo último que debemos hacer es menospreciar a esta creación de la marca japonesa. Un coche que tiene parte de SUV, parte de compacto y parte de deportivo, una combinación arriesgada de adjetivos que hace que esté destinado a romper cualquier  convencionalismo de los mercados americano, europeo y japonés. Mide 4,14 m. de largo, 1,77 m. de ancho y 1, 57 m. de alto. Tiene motorizaciones muy variopintas a la venta, tanto de tracción total como delantera, y diésel o gasolina. La motorización básica es un motor de 1600 centímetros cúbicos turboalimentado, con 16 válvulas y 117 CV, mientras que la más potente ofrece hasta 190 CV que emanan de un motor gasolina de inyección directa que además ofrece un par bastante bueno, 240 Nm para un coche que, al menos, está destinado a satisfacer algunas tareas típicas de crossover que necesitan fuerza en el eje. Al margen de cualquier análisis técnico, el éxito de este modelo ha sido totalmente confirmado por la respuesta de mercado que obtuvo. Personalmente, le veo pegas bastante importantes como el hecho de que la tracción total solo esté disponible en el motor de gasolina, con el incremento de gasto que éste supone con respecto al diésel; además, tampoco me gusta la idea de tener un coche que hace funciones de deportivo, compacto y crossover pero que realmente no podrá sacar una nota alta o aceptable en ninguna de ellas. Al margen de todo ello, entiendo que pueda ser un coche atractivo a cierto público que no exija demasiado de su vehículo y que simplemente busque que su coche le permita salir del paso en situaciones ligeramente comprometidas como nevadas o caminos con barro, en los que el Juke estará definitivamente a la altura, ahora bien, no esperemos que haga lo mismo  en situaciones 4×4 más complicadas, sus habilidades se limitan a caminos fáciles, con mejor o peor adherencia.

Aquí una imagen para que veáis de que estamos hablando exactamente:

No penséis que lo que estáis viendo es un chasis con forma de hipopótamo, aunque lo parece. Dejarse engañar por las formas es un error que no podemos cometer con el Nissan Juke. Parece un Micra que se ha pasado demasiadas horas en el gimnasio, estoy de acuerdo, pero como hemos dicho más arriba, puede sacar de muchos apuros y cumplir perfectamente las exigencias a las que le someta cierto público urbano que necesite un coche de estas características. Su interior cumple perfectamente con las expectativas de un coche de este tipo, abusa ligeramente del plástico como material dominante y su maletero de tan sólo 251 litros puede parecer un poco escaso, pero en definitiva es un interior que no va a defraudar, sobre todo si lo retocamos con algunos de los muchos extras que se ofrecen.

En definitiva, no he probado este coche pero me parece una inversión aceptable según para que tipo de cliente. Tiene una buena relación calidad precio, un diseño revolucionario y unas notas mediocres en todos los campos de evaluación a los que le podamos someter. No saca ningún 10, pero tampoco le veo ningún 0. En general, aprobado.

Ahora bien, ¿por qué estamos hablando de este coche en particular? He dedicado este tiempo al análisis del modelo básico porque me parece una forma de elogiar el salto que Nissan ha dado recientemente con este modelo. Ha sido tal la acogida que tuvo que hace unos meses empezó a hablarse de la posible fabricación de un Juke-R, una versión radical de este todocamino que escondería bajo su piel toda la tecnología y el poderío del Nissan GT-R. Todo empezó como un rumor, simples comentarios sin confirmaciones oficiales con los que la división británica de Nissan pretendía intensificar y alegrar la emotiva acogida con que se estaba recibiendo al Juke. Las demandas de los clientes han hecho que este rumor se convierta en realidad y se haya decidido fabricar una pequeña tirada de este crossover con alma de superdeportivo. Se dice que algunos clientes han depositado ya el dinero para reservar su Juke-R. El modelo seguirá fabricándose en el Reino Unido y recibirá la última actualización del motor del GT-R, un V6 biturbo de 550 CV. Después de que hace unos días se confirmase este primer rumor, comenzó el goteo de noticias que iban afinando cómo sería la producción de esta pieza única, y es que se sabe ya por fuentes oficiales que el precio de la misma rondará los 450.000 €. Parece una barbaridad, y lo es, pero al margen de todo ello hay que tener en cuenta que los costes de desarrollar un modelo de estas características y de tirada tan exclusiva son altísimos, no se trata simplemente de encajar las piezas de un GT-R en un Juke. Aunque a simple vista nos parezca que es así, detrás hay muchas horas de investigación y simulación para hacer que todo ello funcione.

Os dejo unas imágenes tanto del interior como del exterior del resultado del desarrollo que ha hecho Nissan sobre el Juke original. Sin duda es el interior el que pone la nota de contraste y la agresividad que delata realmente al coche y nos dice que no estamos ante un cualquiera al sentarnos a los mandos. El exterior se limita a no quedarse demasiado atrás e intenta parecer un chico malo con la pintura negro mate y unas formas ligeramente más agresivas. Del interior puedo deciros que después de haber probado el pasado verano el Nissan GT-R, al que dedicaremos un análisis completo en un futuro, el interior que veo en el Juke-R es una copia adaptada al espacio que ofrece este modelo. Misma estética, pero ligeramente más elevada.

Los reporteros del blog motorpasión fueron invitados a un evento de Nissan en Dubai en el que se veía por primera vez el Juke-R en acción, un modelo que parecía en principio un simple entretenimiento de los ingenieros de Nissan y cuya producción se limitaba a dos unidades de prueba, pero que la expectación que levantó le obligó a convertirse en un modelo de mercado más, en venta para los más afortunados.

El Juke-R fue llevado hasta Dubai para actuar de pace car en las 24 horas de Dubai y de paso aprovecharon para medirlo con otros deportivos de la talla del Ferrari 458 Italia, el Lamborghini Gallardo LP560-4 o el Mercedes-Benz SLS AMG. Los reporteros que tuvieron la suerte de probar este primer Juke-R disfrutaron en exclusiva de las sensaciones que es capaz de ofrecer. No obstante, como todavía no se había decidido producirlo para la venta, este modelo llevaba el motor antiguo del GT-R, con 486 CV pero que le llevaban de parado a rodar a 100 Km/h en tan sólo 3,7 segundos. La falta de lucidez aerodinámica en la carrocería hace que su velocidad máxima ronde los 257 Km/h, muy por debajo de la de sus rivales, pero rodando por la Marina de Dubai la velocidad punta no es algo a tener mucho en cuenta si nos percatamos que la velocidad media es de 20 Km/h y el circuito está plagado de reviradas curvas con asfalto deslizante. El coche con el que se hicieron las pruebas en Dubai estaba preparado para que cualquiera pudiese bajar el pie a fondo y tenía multitud de controles electrónicos que ayudan al piloto a hacerse pasar por un auténtico maestro fácilmente.

Os dejo el vídeo de la carrera de superdeportivos para que podáis echar un ojo al resultado:

El único que pudo seguir la estela del Juke-R fue el Gallardo, con una tracción total que tantas alegrías ha dado a Audi y cuya efectividad podemos ver puesta a prueba en esta carrera. Al Ferrari 458 Italia le costó más seguirle y el Mercedes SLS quedó en última posición; su tracción trasera y su anchura de ruedas son muy efectivas, pero no en estas circunstancias, en las que evitar que el coche sobrevive al salir fuerte de unas curvas tan reviradas y con un firme tan deslizante es toda una epopeya.

Quien le iba a decir a Nissan que acabaría vendiendo ese modelo que hace pocos meses era una simple muestra de poderío ingenieril. Nadie hubiera apostado por una salida a mercado de este modelo que resultase productiva. Sin duda parecería poco práctico gastarse semejante cantidad de dinero en un coche por el que la mayoría de mortales no pagaríamos más de 40.000 €. Además, personalmente no me convence del todo el hecho de ir por la calle con un coche con aspecto de gato y corazón de tigre. Es un modelo exclusivo, estoy de acuerdo, pero en mi opinión merece mucho más la pena desembolsar el dinero para comprar un GT-R, que gana mucho más en estabilidad y fue diseñado con un propósito claro, ser rápido. Otro gran inconveniente del Juke-R es la forma en que va encajado su motor longitudinal, que poco menos que está metido a presión en el capó, lo que hace que se tenga que armar un lío considerable cada vez que se necesite tocar alguna pieza.

No obstante, para los incrédulos, los que en algún momento de su vida dicen jamás, he aquí la obra de Nissan, que frente a todo pronóstico se ha acogido con cariño y admiración en el exclusivo mundo de los deportivos de lujo. Probablemente estemos ante el crossover más rápido del planeta.

A los que quieran hacerse con uno, ahorren y dense prisa, las 20 unidades no están de oferta, pero estoy seguro de que volarán. Por si tenían dudas, un último vídeo de la pequeña bestia:

Vídeo Juke-R

(ESTE ES UN ENLACE DE VIDEOFY, HACED CLIC Y PODRÉIS VERLO EN SU WEB)


Anuncios
No comments yet

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s