Skip to content

Mercedes SL63 AMG, o cómo deslumbrar a Saint Tropez

5 de mayo de 2012

-Hace tiempo que desearía poder haber marcado en el calendario dos fechas que me parecían relevantes. Una era la de la presentación de la serie AMG del nuevo Mercedes SL y la otra la presentación de la versión Turbo del nuevo Porsche 911. Ninguno es un modelo cualquiera, y menos para mí (los que me conocen lo saben), y por ello desde el día mismo en que vi las primeras imágenes de los nuevos modelos no dejé de imaginar cómo serían las versiones más radicales y emblemáticas de los mismos.

Para el Porsche 911 Turbo todavía tendremos que esperar pero el Mercedes SL63 AMG ya está aquí, y se ha presentado en Saint Tropez enseñando su nueva vestimenta. Los preparadores de AMG parece que tienen como misión no dejar nunca indiferente a nadie que opte por opinar sobre sus trabajos, y parece que lo consiguen. Sobre todo hay que tener en cuenta que no es nada fácil conseguir un aprobado por parte del exigente público que se interesa por las formas de estos modelos tan sofisticados, y mucho menos cuando se trata de de dejar marchar al viejo SL para acoger a uno nuevo para acoger a uno nuevo en la familia. Desde 2008 que se presentó la edición que ahora nos despide, hemos tenido tiempo para soñar y para encariñarnos con ella, y por ello me incluyo el primero entre los que recibió con cierto recelo el nuevo modelo cuando se presentó hace unas semanas en su versión básica. Quizás estaba demasiado acostumbrado a las formas del viejo descapotable rey que no supe ver la sofisticación del que llegaba. Poco a poco, fui cayendo en la tentación y cada vez sentía más atracción por un coche que era más eficiente, más potente y tecnológicamente más avanzado. Lo que todavía no terminaba de gustarme era el exterior. De calidad y formas impecables, sin duda, pero para mi gusto demasiado regio. Parecía como si su exterior no estuviese vestido para la ocasión, no le veía preparado para recibir a las sensaciones que los viejos SL nos habían regalado sentados al volante. La simbiosis que se pretendía conseguir con el diseño del SLS se quedaba oculta tras las marcadas líneas que recordaban demasiado a la rigidez de la imperiosa clase S.

Si algo faltaba en esa perspectiva, sin duda AMG ha sabido captarlo e introducirlo. No he tenido más que ver el acabado para comprobar que el resultado que se había obtenido, era la perfecta combinación de formas e ingeniería que esta vez sí estaba a la altura de suceder al resto de la serie y, por supuesto, de encabezar a la nueva como el rey de la gama SL 2012. Simplemente echando un vistazo rápido a las formas vemos a un coche agresivo que sí muestra realmente desde el principio de lo que es capaz.

Hablando un poco más sobre este nuevo SL, tengo referencias de que sus 537 CV solucionan por completo la falta de potencia que se notaba en otros modelos de la serie como el SL350 cuando queríamos empujarle con fuerza a la salida de curvas o en rectas largas. Aquí va el vídeo de presentación oficial donde podemos ver la novedades de sus formas y escuchar el rugido de esta máquina mientras rueda:

Con respecto a la estética, sigue conservando todo el lujo y grandiosidad que rezumaban el resto de modelos y que caracteriza a esta serie de Mercedes y la distingue de otras un poco más vulgares como la SLK, si es que se puede aplicar este calificativo a alguna serie de la marca de la estrella. Nos han querido dejar claro este patrón de lujo y éxito que ha de rodear a este coche y Sanit Tropez fue la localidad elegida para su presentación. Una flota de 25 unidades de prensa estaban preparadas para ser probadas en este rincón de glamour de la Costa Azul francesa.

Allí se pudo ver de cerca el SL63 AMG y los cambios que incorporaba. En primer lugar, salta a la vista una franja plateada que destaca en el radiador frontal junto a la estrella de Mercedes. Las llantas son más grandes (19″ delante y 20″ detrás) y las aletas se han ensanchado para albergar estas ruedas con mayor holgura. También destacan las branquias laterales con un diseño deportivo y la inscripción que pone nombre a su motor “V8 biturbo” y que nos indica que no estamos ante un SL cualquiera. Por su parte, el parachoques delantero es mas ancho y más bajo, mientras que el trasero incorpora un difusor mejorado que probablemente se agradezca a la hora de circular por carreteras con curvas amplias a gran velocidad. También destacan en la parte trasera los nuevos escapes y el alerón, que no es una simple novedad estética y cumple en el SL63 una importante función aerodinámica, comentar que esta pieza se puede pedir opcionalmente en fibra de carbono. Con respecto al largo del coche, sigue conservando una longitud de 4,6 metros.

Me parece especialmente representativa la imagen de la zona trasera, donde un lector cualquiera puede apreciar sin mucha dificultad el gran toque deportivo con que imprime en este nuevo modelo.

No debemos de olvidarnos del interior, que también gana con respecto a las versiones más básicas. Lo primero que destaca es su enorme parecido al del SLS AMG. Tuve la oportunidad de ver este último y la verdad que me no sabría enumerar diferencias entre ambos. No se aprecia ninguna inserción de madera y los motivos más tradicionales de los SL más abuelos se han sustituido por aluminio de calidad rectificado y fibra de carbono. Es un habitáculo biplaza cuya función es, sin lugar a dudas, dar el máximo confort a los dos ocupantes del vehículo, por lo que no se puede contar con demasiado espacio para bultos u objetos grandes, aunque si es posible llevar con total comodidad objetos pequeños de uso personal. A la hora de sentarse, no tengo dudas en calificar a los asientos del nuevo SL, como ya había hecho con el modelo de 2008, como unos de los mejores asientos deportivos que he visto. Son cómodos, hechos con piel de calidad y agarran perfectamente al conductor incluso cuando marchamos con un estilo de conducción deportiva. Y sin duda, la ventilación en la zona de la nuca es un punto a favor que seguramente se agradezca en días de calurosos de verano o en días fríos en que nos apetezca circular sin la capota. Antes de emprender la marcha, a cualquiera le llevaría un tiempo acomodarse a la inmensa convidad de reglajes eléctricos que tienen los asientos para asegurar un puesto óptimo de conducción. Un último detalle que me parece importante destacar es la esfera de la zona central del salpicadero que hará las funciones de reloj/cronómetro al más puro estilo del famoso paquete Porsche Sport Chrono, un detalle sin demasiada utilidad pero que luce muy bien, y total, puestos a gastarse 181.500€, mejor hacerlo con clase.

En definitiva, estamos ante un coche que puede hacer prácticamente de todo, pero estoy seguro que defraudar es algo que no estará en sus planes. A los que quieras desembolsar el dinero que vale hacerse con una joya como esta, tendrán que esperar al 1 de junio. No sean impacientes, otros esperamos mucho más…

Anuncios
No comments yet

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s